Tiempo de lectura: 2 minutos

 

Thalié Ponce: “Debemos seguir insistiendo en la despenalización social del aborto”

Por: Emilia Palacios @EmiliaPalaciosM

Edición: Verónica Calvopiña @kinoraxx

Edición de video entrevista: Karen Granada @stefagranada

Este 28 de junio de 2021, la Defensoría del Pueblo deberá entregar a la Asamblea Nacional un proyecto de Ley que regule el aborto en casos de violación. Conversamos con Thalié Ponce, parte del Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer, CEPAM, quienes junto con otras organizaciones y colectivas feministas entregaron la semana anterior, una propuesta al proyecto de ley con el objetivo de ampliar y garantizar el acceso al aborto por violación para niñas, adolescentes, mujeres y personas con capacidad de gestar. Luego del 28 de junio, la Asamblea tendrá 6 meses para discutir y aprobar el proyecto.

Thalié explicó que el proceso de creación de esta propuesta se dio a través de diálogos nacionales donde participaron diferentes voces de la nación. En un inicio, las mesas de diálogo fueron sólo entre organizaciones y sociedad civil, luego se entabló una conversación entre la Defensoría del Pueblo y expertos de otros países. Las organizaciones exigen que la ley aborde las diversas realidades que viven todas las personas con capacidad de gestar, “Se debe tener una perspectiva interseccional que incluya todos los enfoques de derecho”, añadió Ponce. 

Entre los puntos innegociables del proyecto, la representante de CEPAM, mencionó que es menester que la ley no tenga plazos para el acceso: “sería una restricción que cae de nuevo en el tema de discriminación”. Así mismo, se espera que el aborto por violación sea garantizado por todos los servicios de salud, considerando su nivel de complejidad y que no exista la obligación de presentar documentos legales para obtener el acceso al aborto. Thalié Ponce explica que solo debe bastar con su testimonio de la mujer y  su voluntad de acceder al aborto.

Por otro lado, Ponce recordó la sentencia de la Corte Interamericana de DDHH en el caso de Paola Guzmán Albarracín, donde se indicó que el Estado ecuatoriano debe incluir la educación sexual integral en las mallas curriculares, misma que debe ir de la mano con los derechos sexuales y reproductivos de las personas, como un método de prevención y reconocimiento de derechos.

Acerca de la posibilidad de plantear una propuesta que permita el aborto libre en el país, Thalié Ponce explicó la importancia de seguir con la despenalización social del aborto: “El aborto por violación ya es una conquista” pero para seguir trabajando en este proceso, ella explica que hay que combatir la desinformación acerca del tema, muchas veces difundido por grupos antiderechos. Se busca que se entienda a la salud por su concepto global y en ese sentido, que el aborto también se cumpla por la causal de salud, que permite a las mujeres acceder al aborto cuando su salud (psicológica, física y social) o vida esté en peligro.