Tiempo de lectura: 5 minutos

 

Las respuestas frente al racismo en los medios

 

Por: Génesis Anangonó Ch. genestefa

 

Publicado 06 juio 2021

 

El racismo es un rezago de la colonialidad y la blanquitud que justificó la violencia, explotación y esclavización sobre los cuerpos de “los otros” de “los diferentes” y es eso que hoy, a través de los medios de comunicación, se sigue reproduciendo para mostrar al indígena como salvaje, incendiario, como “cabrón”.

 

***

 

El medio de comunicación digital La Posta, el domingo 4 de julio, emitió un nuevo programa en el canal, incautado y administrado por el Estado, TC televisión. En este primer episodio los presentadores, Andersson Boscán y Luis Eduardo Vivanco, lanzaron dardos a una imagen de Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y construyeron un acróstico de la palabra “cabrón” con epítetos racistas y estigmatizantes en contra del líder indígena.

Frente a esto Leonidas Iza, en twitter, calificó de “repudiable que se pretendan escudar en el derecho a la #LibertadDeExpresión para expresar su odio contra quienes tenemos firmeza ideológica y buscamos transformar el país” y ratificó que tomará acciones legales ante estas declaraciones. La Conaie rechazó la violencia simbólica y el racismo en contra del líder y, en su cuenta de twitter, expuso que el contenido del programa “es un delito, no libertad de expresión”.

Nayra Chalán, vicepresidenta de la Confederación de Pueblos de la Nacionalidad Kichwa del Ecuador (Ecuarunari) se sumó a los cuestionamientos y dijo, a través de twitter, que el programa es “un ejemplo de la ‘autorregulación’ que el gobierno del encuentro propone. No juegan tiro al blanco, sino legitiman una realidad repudiable. El Estado mata a luchadores sociales. No es periodismo, son delitos de odio y deben ser juzgados con el peso de la ley”.

Sectores de la comunicación también se pronunciaron en rechazo al contenido presentado en televisión nacional. Por ejemplo, La Red de Periodistas Libres (RPL), de la que los presentadores de La Posta son fundadores, rechazó “el comportamiento por parte de dos de nuestros miembros fundadores y cualquier exceso o abuso que se produzca en el ejercicio de la libertad de expresión, tomando en cuenta los límites al ejercer este derecho fundamental”. La Fundación Periodistas Sin Cadenas también emitió un comunicado en el que rechazaron “el lenguaje estigmatizante” que se utilizó contra el líder de la Conaie, Leonidas Iza y exhortaron a periodistas y comunicadores “a realizar un periodismo de calidad, que promueva derechos y la democracia”.

El presidente Guillermo Lasso, a través de la Secretaría de Comunicación de la Presidencia, también expresó su rechazo “contundente” a los comentarios emitidos en contra del líder indígena Leonidas Iza y exhortó a los directivos del canal a “tomar los correctivos y aplicar las sanciones necesarias, de ser el caso”. 

El Consejo de Comunicación dijo que la autorregulación de los medios de comunicación “tiene como objetivo buscar un equilibrio entre la responsabilidad y la libertad informativa de forma voluntaria, considerando como principio el derecho a los derechos fundamentales sobre los contenidos que difunden, apegados a sus códigos deontológicos, como mecanismos de autorregulación”. El Consejo dijo que TC televisión “debe enmarcarse” en su código de ética y aplicarlo para no “seguir cometiendo los mismos errores de años anteriores”.

Hasta el lunes 5 solo uno de los presentadores del programa, Luis Eduardo Vivanco, emitió una disculpa en redes sociales, sin embargo, en dicha publicación volvió a responsabilizar a Leonidas Iza y a la CONAIE por lo ocurrido durante las protestas de octubre del 2019, por supuestos actos de violencia. Vivanco también responsabilizó a Leonidas Iza por un grafitti escrito en la puerta de las instalaciones en donde funciona el medio de comunicación y se dirigió a Iza, en twitter, con el mensaje “Le dijimos cabrón, sí, estuvo mal, sí. Le clavamos dardos, sí, estuvo mal, sí. Pero esto ya es espeluznante. Ordénales parar”.

Por su parte, la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh) también se manifestó y dijo que frente a los discursos violentos y racistas que se emitieron en el programa, y que ahora se expresa en redes sociales, “una disculpa no basta. Es necesario una demanda penal para frenar la incitación al odio” y manifestó su apoyo a cualquier acción legal que Leonidas Iza desee entablar. 

Para Verónica Yuquilema, abogada indígena del pueblo Puruhá, lo que sucedió el domingo es una muestra simbólica de racismo que se sigue perpetuando en Ecuador, para ella la acción simbólica realizada por los presentadores –jugar tiro al blanco con la imagen del líder indígena Leonidas Iza y construir un acróstico con palabras estigmatizantes– es un claro ejemplo de los imaginarios construidos en torno a los pueblos y nacionalidades indígenas. La abogada dice que esa acción “está dando un mensaje a la sociedad y los medios de comunicación tienen un papel fundamental para la creación de estos imaginarios, para la creación de estas narrativas que van sosteniéndose dentro de las sociedades”.

En octubre de 2019 Verónica Yuquilema escribió una carta dirigida a los presentadores Luis Eduardo Vivanco y Andersson Boscán, luego de que en su medio dijeron –en el contexto del Paro Nacional– “indio encontrado, indio preso”, allí Verónica dijo que no es el término Indio lo que constituye el racismo, “Lo que sí constituye racismo, y convierte a quienes lo dicen en racistas y perpetúa el sistema colonial, es el sentido, el contexto y el poder que engendra esta palabra”.

La abogada Yuquilema dice que los medios de comunicación y las instituciones del Estado son responsables de cimentar la discriminación y racismo dentro de la sociedad y, como en el 2019, reiteró que esto “no es broma, no es chiste; es racismo y colonialismo puro. Quienes la evocan, lo hacen desde su privilegio de ser hombres o mujeres, heterosexuales, blanco-mestizos, y no haber vivido el racismo en sus cuerpos”, usando palabras estigmatizantes y violentas para minimizar a un grupo históricamente encarcelado, asesinado, violentado y esclavizado por “la clase privilegiada que hasta hoy sigue gobernando el país”, destacó que la acción realizada por los presentadores “no es una acusación a una persona, es una acusación a los pueblos y nacionalidades, es una estigmatización, bajo esos epítetos, a los pueblos originarios y en contra de los pueblos que se levantan”. Para la abogada indígena aunque el programa sea transmitido gracias al apoyo de auspiciantes privados, todos vivimos bajo el paraguas de la Constitución de la República y de los tratados internacionales, por lo que no se puede permitir en ningún caso “ni por broma” estas acciones racistas ni expresiones discriminatorias en contra de los pueblos originarios de este país.

Hernán Reyes, comunicador y docente universitario, dijo en un Space realizado por la periodista Alondra Santiago que “es inadmisible e injustificable” la actuación de los presentadores que, además, estuvo “cargada de discriminación”. Reyes explicó que la práctica periodística implica rigurosidad y el rechazo total a los discursos de odio que en un país polarizado como Ecuador permean y se acentúan por acciones como las realizadas por los presentadores.

El martes 6 de julio los periodistas Vivanco y Boscán, en una transmisión en vivo, anunciaron que ya no continuarán con el programa en TC Televisión y pidieron disculpas por lo ocurrido.