Tiempo de lectura: 2 minutos

La Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (Feue Nacional), la Unión Nacional de Educadores (UNE), la Federación de Estudiantes Universitarios Particulares (FEUPE), la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE), la Federación Nacional de Trabajadores de las Universidades y Escuelas Politécnicas del Ecuador (FENATUPE) y la Asociación de Docentes Ocasionales Universitarios y Politécnicos del Ecuador (ASODOUPE) se movilizarán en defensa del presupuesto a la educación.

La movilización se tiene prevista para el próximo 25 de noviembre de 2021 en la Plaza Indoamérica de la Universidad Central del Ecuador desde las 10 horas.

La Feue Nacional, vía Twitter, declaró, “El número de estudiantes cada año aumenta, pero los recursos económicos son insuficientes; el rubro por gratuidad está congelado desde el 2018, en 183 millones de dólares”.

Mauricio Chiluisa, presidente de la organización estudiantil, en rueda de prensa, señaló que el recorte presupuestario a las universidades ha sido reiterativo; “en los últimos cuatro años, se han reducido más de 458 millones de dólares”.

A decir de Chiluisa, esto ha afectado a la ampliación de la oferta académica en cupos, al fortalecimiento de la infraestructura, a la potencialización de la ciencia, la tecnología y la innovación. “Para el año 2022, Guillermo Lasso le vuelve a mentir a la juventud ecuatoriana al reducir el presupuesto para las instituciones de educación superior, ya que este recorte de casi 117 millones de dólares dejará a miles de jóvenes fuera del acceso a las universidades”, dijo.

Víctor Hidalgo, presidente de la Asociación de la Escuela Politécnica Nacional, aseveró que la universidad y la educación representan desarrollo económico y no un malgasto. “La reducción provoca malestar a la docencia, a la gestión y a la investigación que es primordial para el desarrollo del país”, asintió.

Los gremios estudiantiles, en su comunicado, aseguraron que, “En el caso de la educación general, el recorte se extiende a 925 millones de dólares”. Además, le recordaron al gobierno ecuatoriano que las reformas a la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI) fueron ratificadas por la Corte Constitucional.

Esta reforma exige que se presente un plan de recuperación de la educación que incluya: “la nivelación pedagógica, la reinserción educativa de los más de 200 mil estudiantes que abandonaron las aulas en el contexto de la pandemia de la COVID-19, el fortalecimiento de la infraestructura escolar, la dotación de servicios básicos y varios elementos fundamentales para un retorno bioseguro a las aulas”.

La jornada de movilización nacional será en defensa de la educación pública, porque “un recorte presupuestario nuevamente para el 2022 pondrá en graves crisis a las escuelas, colegios y más aun a la universidad que cuánto lo necesita”, indicó Mauricio Chiluisa.

De su parte, universidades de pregrado y postgrado también se han manifestado en contra de la reducción de los presupuestos para la educación. La Universidad Central del Ecuador “denunció la sistemática reducción del presupuesto de la educación superior pública”.

En un comunicado, esta casa de estudios señaló que, ya en 2020 sufrió una reducción de 11 millones en su presupuesto. Para el siguiente año, esta reducción llegaría a 12 millones.

Estos recortes, aseguró el comunicado, no reconocen los esfuerzos de esta universidad por aumentar el cupo y la presencia de estudiantes matriculados, y exigió que el presupuesto para el siguiente año sea calculado sobre esta base.

El 17 de noviembre pasado, la Asamblea Nacional aprobó un informe que recomendaba al Gobierno Nacional, la revisión del presupuesto, en lo que tiene que ver con salud y educación.