Por

El Colectivo YASunidos comprueba la violación de licencia ambiental respecto al ancho de vía en el polémico bloque ITT (43), del Parque Nacional Yasuní.
Desde el momento en el que el Presidente Rafael Correa canceló la Iniciativa Yasuní-ITT que buscaba mantener el crudo bajo tierra, para salvaguardar la vida de pueblos en aislamiento, conservar la incomparable biodiversidad por metro cuadrado del parque y diezmar el cambio climático, el gobierno hizo un sinnúmero de ofrecimientos para brindar la máxima protección del parque: que se afectaría el 1×1 000 del parque; que se respetaría la zona intangible; que solo se harían senderos ecológicos, entre otros.
El colectivo Yasunidos hace varias semanas publicó una serie de documentos (Yasunileaks) yun video, donde se evidencia y explica, conforme a los propios estudios ambientales del proyecto, la violación de la Declaratoria de Interés Nacional, Decreto Ejecutivo y Licencia Ambiental, comprometiendo 100 veces más el área de afectación permitida, es decir no el 1×1 000 sino el 10% del Parque1.
Por estás razones, el pasado lunes 15 de mayo del 2017, un grupo de más de 70 activistas del colectivo YASunidos acompañado por varias lideresas amazónicas de las nacionalidades Waorani, Kichwa, Shuar, y periodistas, ingresó al bloque 43 para verificar el ancho de vía. En esta inspección se pudo comprobar que el ancho y desbroce de la vía es siete veces másamplio que los 4 metros que aseguró públicamente el Presidente Rafael Correa, e incluso loque dispone la propia licencia ambiental emitida por el Ministerio de Ambiente.
Como hemos afirmado en varias ocasiones, los mal llamados “senderos ecológicos”, no solo afectan terriblemente a la fauna y flora, estas actividades producen un peligro inminente para los pueblos en aislamiento e incluso comunidades cercanas a la plataforma petrolera que en un principio estaban a favor de la explotación, hoy denuncian la falta de cumplimiento en los ofrecimientos hechos antes del inicio de la actividad extractiva: puestos de trabajo, tendido eléctrico, contaminación de aguas, entre otros, evidenciando inconformidad por la falta de cumplimiento de estándares ambientales “con tecnología de punta” y condiciones para mejorar la calidad de vida de las comunidades afectadas.
Por lo anterior expuesto, exigimos al gobierno nacional el cese inmediato de las actividades extractivas en los bloques 31 y 43 del Yasuní y se lleve a cabo una auditoría integral con presencia de organizaciones sociales y prensa independientes al régimen, se indemnice a lascomunidades afectadas y se respete los derechos y principios constitucionales que defiendenla vida de la naturaleza y sus pueblos.
La explotación petrolera en el Parque Nacional Yasuní, no está ayudando al desarrollo de los pueblos que lo habitan, y por el contrario comprueba que las actividades extractivas, lejos de generar desarrollo, destruyen los pocos refugios de biodiversidad que quedan en el
mundo.
YASunidos

 

1 El video se puede ver en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=JNMN2In__UU

ESCRIBE TU OPINIÓN