Tiempo de lectura: 4 minutos

 

 Mensajes de odio hacia las mujeres no van más

Defensoría dispone medidas obligatorias

 

 

Por: Génesis Anangonó Ch.

 

Publicado 19 de agosto de 2021

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

 

Organizaciones de feministas, de mujeres y de la sociedad civil expresaron su rechazo y exigieron la salida del presentador Andrés Pellacini, del programa radial “Mucho que contar” de Radio Diblu, tras las declaraciones del locutor, emitidas el 17 de agosto de 2021.

El Centro Ecuatoriano para la promoción y acción de la Mujer Guayaquil (Cepam Gye) emitió un comunicado donde aseguró que estas expresiones son un acto de violencia de género pues evidencian una “postura misógina, sexista y discriminatoria”. Por lo cual, exigieron a la Defensoría del Pueblo dictar medidas de cumplimiento obligatorio en contra de Radio Diblu por las opiniones vertidas por el locutor. El Cepam recordó que en Ecuador existe la Ley Orgánica para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres en cuyo artículo 33 se dispone que los Medios de Comunicación tienen la obligación de garantizar que los temas relacionados con violencia de género sea abordada con objetividad y siempre bajo el respeto a los derechos humanos, garantizando la dignidad de las mujeres, víctimas y sobrevivientes de violencia; así como desarrollar contenidos informativos que sensibilicen y prevengan la violencia de género.

Otras organizaciones de comunicación como la Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios (Fundamedios) y la Red de Periodistas Libres también se pronunciaron. Fundamedios en su comunicado manifestó “que es inaceptable que en un programa de radio se justifiquen delitos execrables como la violación” y expuso que comentarios como los del locutor sobrepasan los discursos protegidos por la libertad de expresión, porque vulneran la dignidad humana al justificar y banalizar la violencia en contra de las mujeres e hizo un llamado a que la radio y el presentador emitan disculpas públicas. Por su parte, la Red de Periodistas Libres exhortó a los medios y comunicadores sociales “a evitar discursos violentos que podrían incitar la polarización social o afectar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia”.

En el plano político, Johanna Moreira, asambleísta de Izquierda Democrática, solicitó, a través de un oficio, a la Defensoría del Pueblo investigar y dictar medidas de cumplimiento obligatorio porque las declaraciones del locutor “contienen mensajes discriminatorios, misóginos y de odio”. Además instó al Consejo de Comunicación a “actuar de manera inmediata en medida de sus competencias”. Sin embargo, esta entidad emitió un comunicado en el que manifestó su rechazo a las expresiones emitidas por el locutor y dijo que “un tema tan sensible no puede ser banalizado en ningún medio de comunicación y tratado con ligereza”, pero no emitió ninguna disposición o sanción para el medio ni para el locutor.

La entidad que sí lo hizo fue la Defensoría del Pueblo y determinó que Andrés Pellacini, en un plazo máximo de dos días, debe pedir disculpas públicas a la ciudadanía en general y a las mujeres feministas y defensoras de derechos humanos en particular, por sus expresiones sexistas, discriminatorias, segregacionistas y que exaltan la violencia contra las mujeres. Entre las medidas emitidas también se establece que radio Diblu deberá garantizar que las y los panelistas del programa “Mucho que contar”, en un período de cuatro días, realicen un programa en el mismo horario, en donde aborden la violencia y la discriminación de género, en compañía de mujeres, activistas feministas y defensoras de derechos humanos “con la finalidad de contrastar la información sesgada y violenta que emitió Pelaccini hacia las mujeres”. En tanto, Mario Cannesa, directivo del medio, anunció que el locutor será separado del espacio durante 15 días.

La Defensoría del Pueblo señaló además que todas las personas que compartieron el espacio con el locutor, deben asistir a talleres de sensibilización de derechos humanos, con énfasis en enfoque de género, que será organizado por la Defensoría del Pueblo, en coordinación con el medio de comunicación. La Defensoría informó que, a través de la Directora Nacional del Mecanismo para la Prevención de la Violencia Contra la Mujer y Basada en Género de la institución, pondrá en conocimiento de la Fiscalía General del Estado esta medida de cumplimiento obligatorio.

La Defensoría del Pueblo también emitió un exhorto al programa televisivo Hora 25, conducido por Andrés Carrión que, el domingo 15 de agosto de 2021, durante la entrevista que les realizó a las medallistas olímpicas Neisi Dajomes, Tamara Salazar y Angie Palacios, le preguntó a la primera “¿Qué tal eres para cocinar y lavar platos?”. La Defensoría del Pueblo dijo que es “inaceptable que en un medio de comunicación, un periodista ocupe el espacio para la reproducción de estereotipos, como cuando se minimizaron los cuestionamientos que realizó la entrevistada y se desvió la entrevista a las campeonas olímpicas para que respondan sobre el cumplimiento de un supuesto ‘mandato de femineidad’”, profundizando los estereotipos de género y exhortó también al Consejo de Comunicación para que, en el marco de sus competencias, actúe ante estos hechos que mediatizan y reproducen la desigualdad de género.

Ante las declaraciones de Carrión y Pellacini, el Consejo de Protección de Derechos del Distrito Metropolitano de Quito también hizo público su rechazo y conminó a Andrés Carrión y Andrés Pellacini ejercer la comunicación con responsabilidad, compromiso y empatía con las personas en situación de riesgo y les solicitó pedir disculpas públicas; y a los medios de comunicación “a no reproducir, e incluso sancionar, discursos machistas y misóginos que soslayados y confundidos bajo el derecho a la libertad de expresión terminan por vulnerar derechos y acrecientan las brechas de desigualdad existente” y exhortó Consejo de Comunicación a realizar las acciones necesarias para prevenir y erradicar la violencia, especialmente de género, en los medios de comunicación.