Tomado de:  Las Lorenzas-Asamblea de Mujeres Populares y Diversas del Ecuador

Siglos de opresión, explotación y dominación y a la sombra de los distintos poderes, no lograron arrebatarnos nuestros cuerpos, voces, esperanzas, tampoco la organización y la resistencia. Siete años de revolución ciudadana, no consiguieron, ni conseguirán volvernos obedientes, sumisas, egoístas, indiferentes. Hoy estamos aquí madres, compañeras, estudiantes, sindicalizadas, maestras, cuenta propistas, trabajadoras todas, para decir con firmeza y a viva voz que seguimos luchando para construir un mundo, un país donde hombres y mujeres no sean explotadxs en sus trabajos y hogares, sean libres, un país donde tengamos empleos dignos, donde como trabajadores y trabajadoras podamos decidir qué se produce, cómo, y para quienes, un país donde se respeten las diferencias y se eliminen las desigualdades, en donde podamos ejercer nuestro derecho a la memoria, a la protesta y a la organización.

Aquí estamos, presentes, no somos cifras y estadísticas, no somos números, somos mujeres, estamos de pie, resistiendo, luchando, reproduciendo la vida que queremos para todos y todas. Frente a las condiciones laborales y de empleo que promueve y defiende este gobierno que no nos garantizan una vida plena, ni un salario justo, ni seguridad social para todas, nosotras nos organizamos y luchamos. Frente a la represión y las violencias contra nosotras en la casa, en la calle, en el trabajo, violencias que recibimos desde los funcionarios públicos, ministros, asambleístas y el propio Presidente, hasta la violencia y la explotación que encontramos en patrones, jefes, empresarios, nosotras seguimos exigiendo con nuestras vidas justicia para todas y todos.

 Nos reconocemos mujeres, nos sabemos libres, lindas, locas, malcriadas, autónomas, organizadas, trabajadoras por eso, y solo por eso, alzamos la voz para condenar todo tipo de criminalización a las mujeres que defienden la protesta y la organización, que pelean por un mundo más justo y de igualdad; así mismo decimos no a los juicios y hostigamientos que han sufrido en este gobierno dirigentes sociales, hombres, compañeros, hijos, hermanos, amigos encarcelados. Nos solidarizamos con todas las mujeres que junto a sus compañeros privados de libertad o en procesos de enjuiciamiento están sosteniendo sus hogares asumiendo una mayor sobrecarga laboral. NO A LA CRIMINALIZACION Y JUDICIALIZACION DE LA PROTESTA SOCIAL!!! Pero también nos solidarizamos con las mujeres y sus familias desaparecidas y privadas de libertad. NO ALA CRIMINALIZACION DE LA POBREZA!!! EXIGIMOS JUSTICIA!!!

Recuperamos nuestra memoria histórica para decir que en este 1ero de Mayo, combativo, digno y unitario, estamos, dispuestas como siempre, como en toda la historia a construir, legitimar, impulsar la resistencia organizada y organizativa. Creemos que solo la organización podrá transformar la injusticia y las desigualdades. Es por eso que EXIGIMOS Y DEFENDEMOS LA AUTONOMIA DE LAS ORGANIZACIONES!!!!

 Pese a que el crecimiento de la participación económica de las mujeres, en los últimos años, ha sido importante debido a que podemos acceder más que antes a la educación, esto no se traduce en un aumento equivalente en los ingresos ni a la calidad del empleo que conseguimos. En Ecuador, las mujeres con menos de 3 años de instrucción perciben el 73% del ingreso que percibe un hombre. Mientras que las mujeres con alto nivel educativo de 13 años o más, mantienen un ingreso equivalente al 72% del ingreso de los hombres con ese nivel de instrucción. Las mujeres que no pueden acceder plenamente a la educación se ven condenadas a tener empleos peor pagados y en mayores condiciones de explotación. A las condiciones de inestabilidad, no seguridad social, subempleo y precarización, se suma la violencia que vivimos las mujeres en nuestras vidas. Somos quienes además de poner nuestros cuerpos para el trabajo, somos asesinadas, golpeadas, maltratadas, violadas, acosadas, obligadas. Las mujeres lucharemos hasta el día en que podamos convivir sin violencias en los espacios públicos, el sistema de justicia y de salud, en las fronteras, A este gobierno le decimos que en un país donde 6 de cada 10 mujeres son violentadas, no podemos permitir que su trabajo nos obligue a ser víctimas de sus omisiones. No aceptaremos nunca su posición tan complaciente cuando atropellan nuestra condición de mujeres, defenderemos nuestras vidas con la convicción que nos caracteriza. Tampoco pueden obligarnos a ser madres si no estamos dispuestas a serlo, eso es trabajo forzado. La maternidad debe ser una elección no una imposición del Estado, la Iglesia, la familia, o nuestros compañeros. EXIGIMOS QUE EL ESTADO ECUATORIANO ASUMA SU RESPONSABILIDAD EN LA ERRADICACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA NOSOTRAS!!! EXIGIMOS LADESPENALIZACIONDEL ABORTO Y NUESTRA LIBERTAD PARA DECIDIR SOBRE NUESTRAS VIDAS!!! EXIGIMOS QUE SE GARANTICEN CONDICIONES DE TRABAJO DIGNO EN LA CASA, LAS INDUSTRIAS, EL CAMPO!!! DEMANDAMOS QUE SE GARANTICE EDUCACIÓN Y EMPLEO PARA TODAS!!!

 Firmes, fuertes, convencidas les decimos que estamos dispuestas a enfrentar al destino para que nuestras hijas e hijas tengan el derecho a soñar y a olvidar cuando quieran mientras respeten la tierra, las semillas, los ríos, los bosques, los animales, a nuestros hermanos y hermanas indígenas, afros, campesinos y campesinas. Porque sabemos que la vida no se vende, se defiende. EXIGIMOS CONSULTA POPULAR POR EL YASUNI!!! DEFENSA DEL BUEN VIVIR EN TERRITORIOS!!! CAMBIO DEL MODELO DE ACUMULACION QUE SE BASA EN LA EXPLOTACION DE MATERIAS PRIMAS!!!

 Cada una de nosotras es la obrera, la artesana, la informal, la profesional, la estudiante, la ama de casa, la esposa, la hija, la novia a la que el sistema capitalista, injusto, desigual e individualista golpea, apuñala, encarcela, obliga, silencia, invisibiliza, empobrece, explota, precariza, oculta. Mientras este gobierno sostiene que se han reducido los niveles de pobreza, la realidad de las mujeres de sectores populares muestra cómo la reducción por la vía de los ingresos es precaria, insuficiente e irreal: las mujeres reciben en promedio 275 dólares mientras que los hombres acceden a 320 dólares. Las mujeres son la mayoría de la población subempleada en el Ecuador. Para el año 2011, el 37,5 de las mujeres con trabajo estaban en situación de subempleo, en relación al 27,8 de los hombres. EXIGIMOS PLENO EMPLEO, TRABAJOS DIGNOS, SEGURIDAD SOCIAL PARA TODAS Y SALARIO EQUITATIVO!!! DEMANDAMOS QUE SEAN LAS EMPRESAS Y EL ESTADO ECUATORIANO QUIENES FINANCIEN SISTEMAS DE CUIDADO JUSTOS COMO JUSTICIAPARA TODO EL TRABAJO QUE APORTAMOS LAS MUJERES Y QUE NO ES RECONOCIDO!!!

 Tampoco se ha dado una respuesta a la contribución en al trabajo de cuidado y reproducción de la vida que sigue estando en manos de mujeres: las mujeres destinan al trabajo de cuidado 24 horas semanales frente a las 7 horas que le dedican los hombres. Y se hace caso omiso de las condiciones de percariedad y sobreexplotación en las que las mujeres se encuentran: solo el 13,2 % de las mujeres están afiliadas a la seguridad social mientras que los hombres están en un 19,3 %. El 61% de las mujeres en áreas rurales desempeñan actividades de agroproducción mediante su trabajo calificado, no calificado y trabajo productivo no remunerado. El 86,1% de las mujeres que están en la agroproducción no perciben remuneración alguna, eso quiere decir que las mujeres subsidian y aportan a la soberanía alimentaria a través de las unidades agrícolas familiares, no sólo por la producción de bienes agrícolas, crianza de animales menores y aves de corral, sino por el aporte con mano de obra no remunerada en procesos productivos y trabajo doméstico no remunerado y de cuidados. EXIGIMOS SEGURIDAD SOCIAL, SALARIO JUSTO Y UNAS LEYES DE TIERRA Y AGUA QUE DEFIENDAN LA SOBERANÍA ALIMENTARIA Y LA VIDA DE QUIENES ESTÁN CON SU TRABAJO SOSTENIENDO EL CAMPO!!!!

 Este 1 ero de Mayo las mujeres organizadas, movilizadas apostamos a la unidad en la diversidad y denunciamos el carácter del actual Código del Trabajo que impulsa el gobierno nacional, que favorece los intereses de las patronales en detrimento de trabajadores y trabajadoras. Este Código mantiene las condiciones inequitativas que precarizan aún más la vida de lxs trabajadorxs, porque normalizan la violencia económica en nuestras vidas. El cambio a la matriz productiva que promueve el gobierno implica una modernización del sistema capitalista en donde el Estado y su reforma institucional juegan un papel central para facilitar la acumulación, reconcentración y monopolio en la economía ecuatoriana. Este cambio requiere un tipo de trabajador y trabajadora. Es así que se produce un disciplinamiento a través del sistema educativo y los cambios normativos sobre el desempeño y los derechos de lxs trabajadorxs; y además se aprueba un Código Penal que sostiene la judicialización y hostigamiento de las organizaciones y centrales sindicales. Denunciamos que el Código de Trabajo que defiende el gobierno implicará una mayor carga de trabajo para las mujeres trabajadoras del país en donde en vez de mejorar sus condiciones laborales, se está defendiendo los intereses de las elites y los grupos económicos que se benefician del actual gobierno. A esto se suma el cierre de guarderías y centros infantiles que genera por un lado una mayor carga en el trabajo de las mujeres y madres encargadas de la crianza de lxs guaguas. Además se facilita la movilidad de trabajadorxs a otros lugares de trabajo, estos son fundamentalmente hombres, en detrimento de las mujeres que deben hacerse cargo del sostenimiento material, de cuidado de las familias.

 Somos mujeres y la vida nos compete, nos obliga, nos acuna. Aquí estamos, en las calles alzando juntas nuestras voces para exigirle al mundo nuestro lugar en la historia, nuestro papel en la construcción política, de no hacerlo solo encontrarán un puñado de mujeres solidarias dispuestas a mirar de frente a los tiranos. En cada uno de nuestros cuerpos está enraizada la herencia de todas las rebeldes soñadoras que nos dejaron el mundo de derechos que ahora nos quieren arrebatar a punta de conveniencias.

 Viva el 1ero de mayo unitario y solidario!!!

Viva la unidad de las mujeres trabajadoras!!!

ESCRIBE TU OPINIÓN