Tiempo de lectura: 2 minutos

Por Juan Carlos González @stokely91 

Tomado de entrevista #SinHemisferio

Costa Rica es considerada una de las democracias más consolidadas de América. Ganó reconocimiento mundial por abolir el ejército el 1 de diciembre de 1948, aunque la policía de ese país tiene una formación con metodologías similares a la formación militar.

Declarado en 2009 el país “más verde del mundo” por la fundación Nueva Economía, su economía tiene un amplio ingreso a través de las actividades turísticas según fuentes gubernamentales. País donde las Naciones Unidas han considerado fortalecer y promover las políticas internacionales de conservación, de pago por servicios ambientales y sobre todo las transnacionalización del oxígeno.

A pesar de lo anteriormente expuesto en el país centroamericano la situación de los defensores de derechos humanos es difícil. El 8 de noviembre del 2012, 35 personas fueron detenidas al participar en una marcha pacífica. La jornada de manifestación tuvo lugar en las afueras de la Caja Costarricense de Seguro Social y en la misma varias fueron las personas que exigían la recuperación de la principal aseguradora de servicios públicos de salud en dicho país.

Durante los últimos años se ha presentado un creciente inicio de acciones penales en algunos países en contra de quienes participan en protestas sociales por la reivindicación de sus derechos. Y Costa Rica no es la excepción, como menciona Marita Arce, activista y defensora de la Naturaleza en una entrevista al programa Sin Hemisferio transmitido por Wambra Radio, “Nos acusan de resistencia agravada, dicen que agredimos a los agentes con piedras cuando nos hubo piedras en el lugar donde se desarrollaron las protestas” las sanciones contra los detenidos se enmarcan dentro de las denominadas contravenciones, por participar en disturbios, desorden público, etc. “les multas humillantes, por ejemplo pintar la asamblea legislativa, acusados como delincuentes mientras ellos, los políticos que han impulsado la privatización del país siguen por la calles felices”.

La manipulación de la información y el descontextualizar la misma ha sido la tónica en estos años. Los grandes medios no dan apertura los movimientos sociales y publican información a medias. “Existe una gran presión, manipulación de medios y justificación de las acciones que el estado ha tomado en nuestra contra… deslegitiman las organizaciones sociales” menciona Marita.

El pasado 24 de junio, seis personas que participaron en las manifestaciones del 2012 se enfrentaron a un nuevo proceso legal, una la audiencia preliminar de un juicio en las que se les acusa de resistencia a las autoridades.

Este proceso ha despertado la solidaridad y también la preocupación en el movimiento social de Costa Rica, porque consideran que es la evidencia de una creciente represión a la protesta social en el país.

A pesar de esta situación Marita Arce y los demás movimientos sociales han visto en esto una oportunidad, “Con el nuevo proceso legal que afrontamos los movimientos sociales han aprovechado como punto de articulación, los ecologistas, profesores, estudiantes, sindicalistas, etc… quieren meternos miedo, desmovilizarnos pero es la época de despertar y seguir resistiendo”

Los casos de criminalización en Costa Rica van en aumento y varias han sido las instituciones que han mostrado su inquietud respecto a la censura, tales como El Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica. Respecto a este tema en el país Centroamericano existe una sentencia de la Sala Constitucional (2-03-020, del 14 de abril de 2000),  que establece que, ante un conflicto entre la libertad de expresión y la libertad de tránsito, prevalece el primero, estableciendo además que la fuerza pública no puede dispersar a los manifestantes mediante maltrato físico y detenciones ilegítimas.

Escucha entrevista completa aquí:

Situación Defensores DDHH en Costa Rica – entrevista Sin Hemisferio by Wambra Radio on Mixcloud

Comentar