Tiempo de lectura: < 1 minuto

 

Buenos Aires obtiene medidas cautelares para detener proyecto minero

Por: Equipo Wambra Medio Digital Comunitario @wambraec

Habitantes de La Merced de Buenos Aires, territorio ubicado en el cantón Urcuquí de la provincia de Imbabura, lograron medidas cautelares que suspenden las actividades mineras. En este territorio se mantiene la presencia de la empresa Hanrine, de capital australiano, que desde noviembre de 2017 tiene concesionados ocho títulos mineros para la extracción de oro y plata en la concesión conocida como Imba 2. El 13% de este territorio tiene páramo, un ecosistema endémico y único en el planeta, y es una zona importante de recarga de agua.

Este conflicto inició en 2017, cuando mineros ilegales tomaron parte de este territorio. En 2019, se realizó un operativo que desalojó este campamento, lo que desencadenó una serie de conflictos entre moradores que buscan frenar las actividades de explotación de minerales y otro grupo, que estaría del lado de la empresa por los ofrecimientos de fuentes de trabajo.

Las medidas cautelares fueron presentadas por el Asambleísta de Imbabura, Mario Ruíz, y el sector antiminero denominado Defensores de La Merced de Buenos Aires. Esta demanda fue aceptado por el juez de la Unidad Multicompetente de Urcuquí, Manuel Sucuzhañay.

La intención del frente antiminero, es que el Estado aplique una consulta previa, libre e informada en el territorio para que sea la comunidad quien decida si desea minería o no. Además aseguraron que cerca de 70 comuneros y comuneras, entre estas varias personas de nacionalidad awá, fueron denunciadas por la empresa Hanrine. Sobre esto la Defensoría del Pueblo en un pronunciamiento público de abril de este año, responsabilizó al Estado de la criminalización en contra de las y los comuneros, contra quienes se han levantado, juicios penales.