ENTREVISTAS

 

Ana María Morales: “El trabajo remunerado, el trabajo formal no ha sido un espacio históricamente ocupado por las mujeres, con los derechos que merecen, sino que ha sido un espacio muy masculino”

Publicado 28 de julio del 2022

 

 

Ana María Morales, co coordinadora de la Escuela Sindical FES, en entrevista con Wambra, habló sobre el sindicalismo en las personas jóvenes y sobre cómo pensar el sindicalismo en la actualidad. Ana María se centró en la situación de las mujeres y mujeres trans; mencionó que el trabajo remunerado, el trabajo formal no ha sido un espacio históricamente ocupado por las mujeres con los derechos que merecen, sino que ha sido un espacio muy masculino.

También se refirió al momento político que atraviesa el Ecuador donde se ha visibilizado, “el movimiento trans que está exigiendo un cupo laboral con una militancia y una presencia importantísima y también el movimiento feminista que desde hace tiempo viene planteando y cuestionando qué es trabajo, el trabajo doméstico, el trabajo no remunerado del hogar y todo lo que tiene que ver con la economía del cuidado”.

Ana María habló del veto total a la Ley de Apoyo Humanitaria por parte del presidente Lasso. Al respecto mencionó que “Incluso hay estudios que demuestran cómo uno de los impactos de la Ley de Apoyo humanitario es mucho más profundo en las mujeres, porque las mujeres reflejan un mayor desempleo, un mayor subempleo y están en condiciones de precarización más profundas. Eso no quiere decir que las mujeres no estemos trabajando. Estamos trabajando en las casas, en todo lo que es el trabajo doméstico, trabajo no remunerado, también en el ‘trabajo productivo’, pero no accedemos a los derechos laborales y eso se refleja en una dificultad en incorporar demandas feministas dentro de los sindicalismos”, declaró.

 

 

En FES-ILDIS han realizado tres escuelas sindicales y ahí, según Ana Morales, han podido ver “un impacto transversal de la Ley de Apoyo Humanitario en cuanto a la precarización en esto que llamaban contratos emergentes. Hubo muchos compañeros, por ejemplo, que fueron despedidos y recontratados en peores condiciones o despido sin indemnización”, expresó. Además, aseguró que no es solo el impacto de la ley que se da, sino que ahora hay una permanente profundización de la precarización laboral. “Por ejemplo, en el sector florícola se habla de una recontratación en peores condiciones. Ahora, en los últimos meses, ha aumentado el tiempo de las jornadas laborales. Hay menos acceso a la salud. Entonces, ha empeorado muchísimo las condiciones de vida en sí a través de esta Ley”.

Finalmente, Ana Morales invitó a que se unan a la convocatoria de la Escuela de Sindicalismo que promueve FES-ILDIS, una escuela dirigida para mujeres y disidencias a partir de los 18 años, sin límite de edad. El espacio de encuentro será de formación donde se pueda pensar un sindicalismo feminista. La convocatoria está abierta hasta el 03 de agosto y la escuela tiene dos módulos de trabajo, de viernes a domingo.

La entrevista completa en: