#8M Paramos todas

 

.

cobertura por Equipo @wambraec

Este 8 de marzo, millones de mujeres de varias ciudades del mundo, plegaron a la Huelga Feminista. Bajo la consigna “si nuestras vidas no valen, produzcan y reproduzcan sin nosotras” “si nuestras vidas no valen, produzcan y reproduzcan sin nosotras” realizaron plantones, marchas, tomas de espacio público, para denunciar la brecha entre los salarios de hombres y mujeres, exigir mejores condiciones laborales, entre otras demandas.

Estas consignas también se hicieron escuchar en Ecuador, donde además se denunciaron los 18 feminicidios sucedidos en lo que va del año, la falta de justicia, o de cumplimiento en los derechos de las mujeres. Tambores, antorchas, ollas, pancartas, varias fueron las estrategias usadas para visibilizar las demandas de organizaciones, colectivos y miles de mujeres.

La Huelga Feminista a nivel mundial permitió reivindicar el origen sindical y obrero del 8 de Marzo, que no es una fecha de festejo, sino de exigencia de derechos.

En Wambra te contamos de algunas acciones que se realizaron en diferentes provincias de Ecuador.

.

Sucumbíos: Mujeres exigen acceso a salud sexual y reproductiva

.

 

La Federación de Mujeres de Sucumbíos fue parte de la organización de la marcha que se realizó en esta provincia, donde más de 110 grupos de mujeres de diferentes recintos rurales y urbanos, estuvieron presentes.

Este año, las mujeres enfatizaron en la falta de acceso a la salud sexual y reproductiva, que afecta su vida y desarrollo, siendo, la principal reivindicación el 8 de marzo en esta provincia.

La salud para las mujeres no es un privilegio sino un derecho, aseguraron las organizaciones convocantes a esta marcha, por lo que exigen que en Sucumbíos existan especialistas en salud sexual, además de tratamientos y procedimientos especiales para salvaguardar la vida de las mujeres.

 

 

Saraguro: Mujeres lideran las luchas comunitarias

 

foto tomada de Municipio de Saraguro

.

En la provincia de Loja, cantón Saraguro, diversas organizaciones de mujeres promovieron la marcha por el 8 de marzo, con el objetivo de visibilizar y poner fin, a cientos de casos de violencia de género.

Para la organización Chasqui Warmikuna, el 8 de marzo no es una fecha para festejar, sino para exigir derechos y pedir a las autoridades competentes que judicialicen los casos de violencia hacia las mujeres.

 

.

Cuenca: Mujeres paran contra la violencia machista 

 

.

El Cabildo por las Mujeres del cantón Cuenca a la par con organizaciones y entidades de la ciudad, replicaron la Huelga Mundial de Mujeres realizando una movilización desde el parque de San Blas hasta el parque de Calderón.

El Cabildo es una articulación de organizaciones como Mujeres por la vida, Corporación Mujer-Mujer, Coordinadora Política de Mujeres, estudiantes universitarias y Yasunidos. Estas organizaciones buscan contribuir a una ciudad con espacios seguros y libre de violencia.

A más de la marcha del 8 de Marzo, las organizaciones de mujeres tienen programadas actividades como cine, teatro e intervenciones, durante todo el mes de marzo, que buscan captar la atención sobre los derechos de las mujeres.

 

.

Yantzaza: Mujeres se organizan y se movilizan por sus derechos

.

En la provincia de Zamora Chinchipe, la Coordinadora Política de Mujeres del cantón Yantzaza, en el marco de las actividades para conmemorar el 8 de Marzo, realizaron un programa especial de radio donde hablaron de los derechos laborales y del contexto histórico de esta fecha.

Otras de las actividades en este cantón fue una marcha en la cabecera cantonal, con el objetivo de pedir al gobierno se adopten políticas públicas preventivas que garanticen a las mujeres ecuatorianas una vida libre de violencia, puesto que Zamora Chinchipe registra altos índices de violencia hacia la mujer, según datos del Instituto de Estadísticas y Censos del 2011, que señalan que 7 de cada 10 mujeres sufren violencia de género.

 

 

.

Ibarra: Mujeres diversas le dicen no a la violencia de género

 

Colectivas, asociaciones y organizaciones que trabajan temas de género y derechos se auto convocaron en Ibarra para exigir y demandar al Estado, acciones frente a los casos de violencia y desigualdades a las que se ven enfrentadas las mujeres en esta provincia.

La Red Provincial integral en casos de violencia de género, intrafamiliar y sexual de Imbabura, el colectivo Valdivias, la organización Somos Diversos, instituciones educativas y públicas, recorrieron las calles de Ibarra con cantos, gritos, carteles y demandas. El recorrido terminó en el Obelisco, símbolo de la ciudad, que amaneció cubierto por una gran tela púrpura en alusión a la fecha.

Elisa Devreese, vocera de la Misión Scalabriniana, manifestó que es un día para recordar que “Se lucha por los derechos de las mujeres migrantes quienes son vulneradas y discriminadas. Queremos la igualdad de derechos para todos”.

Entre otras actividades en Ibarra, el Museo de la Ciudad fue testigo del conversatorio ciudadano “Luchas diversas, encuentros comunes”, organizado por el colectivo la Ciudad Verde. El evento contó con la participación de Paolina Vercouter de la plataforma “Mujeres caminado hacia la Igualdad”, Matilde Flores de la Asociación Asiris, Elisa Devreese de la Misión Scalabriniana e Hipatia Gudiño de CONAMUNE, quienes expusieron las diversas problemáticas y discriminaciones a las que se ven expuestas las mujeres indígenas, de diversidades sexo-genéricas, migrantes y afros.

Carolina Almeida parte del colectivo “Ciudad Verde” manifestó que los índices de violencia de género en Imbabura son altos “siete de cada 10 mujeres son violentadas”. Las organizaciones buscan que en la ciudad y provincia se dé un paso a la creación de una normativa que ayude a las mujeres a enfrentar los actos de violencia a los que se ven expuestas.

 

.

Quito: Mujeres a dos voces por los derechos de todas

.

En la ciudad de Quito las mujeres de organizaciones y sociedad civil desarrollaron 2 eventos para conmemorar el 8 de marzo. Cada una tuvo la representación de organizaciones feministas y organizaciones sociales reconocidas, que con la intención de visibilizar las diversas demandas que mantienen hicieron acciones públicas en la tarde del 8 de marzo.

En el Ministerio del trabajo, se convocaron más de un centenar de mujeres, muchas de ellas sujetando cacerolas que las usaban para llamar la atención de quienes transitaban por ese sector del norte de Quito. Alrededor de las dos de la tarde consignas ya conocidas como: “Vivas nos queremos, ni una menos”, carteles coloridos que daban cuenta que quienes se apostaban allí esa tarde tenían infinidad de demandas que ni la sociedad ni el Estado ha dado una respuesta.

Entre gritos, tambores y cantos; cuatro estatuas femeninas cobraron vida, el silencio de las asistentes fue total, todas querían escucharlas. La primera de ellas empieza, sus botas, mandil y herramientas delatan que representa a una obrera: “Denunciamos que ganamos 30% menos que los hombres, realizando el mismo trabajo”. A su grito le segunda una mujer oficinista que denuncia de esta manera: “Estoy obligada a trabajar tres veces más pero nadie lo reconoce, ni la sociedad ni el Estado”. Mientras mueve la escoba y la suelta, una mujer con delantal levanta su voz diciendo: “Quiero ser visibilizada y que todos, todos, todos reconozcan mi trabajo en el hogar”. Finalmente habló la mujer más adulta de todas, tenía en su mano un cajón de madera, de esos en los que se almacena verduras en su vos expresa la indignación por la triple discriminación que su condición de pobre, indígena la expone: “No a la minería, no a la contaminación de nuestras tierras, es el lugar del que nos alimentamos”.

Regresan a su posición de estatuas por un momento, mientras Gabriela Zambrano, toma el micrófono para hacer púbico el manifiesto preparado por la plataforma “Vivas nos queremos” convocante a esta acción, exigencias sobre el trabajo, los derechos sexuales y reproductivos, las múltiples violencias a las que las mujeres aún se enfrentan, los feminicidios, finaliza la lectura de este manifiesto: “Juntas contra la explotación, el capitalismo y el patriarcado”. Ante esta última frase, las mujeres ahí presentes secundan en viva voz: ¡La Internacional Feminista! ¡Vivas Nos Queremos!.

Al otro lado de la ciudad se movilizaba otra acción, la Organización popular de izquierda Luna Roja había convocado a una marcha desde la Fiscalía hasta el centro de Quito, En esta acción se juntaron organizaciones como la Asociación de familiares de Desaparecidos del Ecuador, que levantaban consignas por las personas desaparecidas que en Ecuador alrededor del 69% son Mujeres, se veían rostros de mujeres populares, vendedoras ambulantes exigiendo trabajo y salarios dignos. Una batucada que hacía sentir en cada paso la fuerza de esta agrupación que en sus diversas consignas y demandas mostraban que la situación de las mujeres aún es una tarea pendiente, denunciando además lo que llaman la alianza patriarcado capitalismo como base de la explotación de los seres humanos.

En su paso por la asamblea, se encienden bengalas, como si el fuego desfogará la indignación represada, frente a esta institución, las personas presentes juntan sus voces diciendo que no les representan: “Queremos justicia, queremos verdad, no más casos en la impunidad”. El paso avanza, al llegar a la Maternidad Isidro Ayora las consignas que se levantan son en contra del sistema salud que violenta los derechos sexuales y reproductivos de las niñas y las mujeres, la violencia obstétrica y la maternidad infantil: “Luchamos por que no haya más mujeres muertas por abortos clandestinos, no más niñas madres. La maternidad es una decisión, las muertes no se olvidan, los derechos no se venden, somos mujeres libres, guerreras y combatientes”.

Así avanzan al centro histórico, terminan la jornada con más cantos y golpes de los tambores, poco a poco las mechas se acaban y la gente se retira.

Del otro lado en el norte también ya se han retirado las mujeres que se agruparon, después de eso todas a seguir trabajando como cotidianamente en sus espacios, como hormigas, es que hay tanto por que luchar aún, que para reclamar todo lo que la sociedad y el Estado nos debe tendríamos que parar el mundo totalmente. En otras palabras estamos cubiertas, Quito del sur al norte sintió la presencia de las mujeres organizadas, feministas y no feministas pero todas indignadas, dispuestas a luchar por un mundo diferente.

.

Cobertura colaborativa: 

  • José Mosquera
  • Juan Carlos González
  • Jorge Cano
  • Gabriela Gómez
  • Ana Acosta
  • Jorge Ramos
  • Roberto Chávez
  • Verónica Calvopiña
  • Paty Moreno
  • Julio Gonzáles
ESCRIBE TU OPINIÓN