Tiempo de lectura: 4 minutos

 

“Soy comerciante, no soy delincuente”

Trabajadores autónomos exigen derecho al trabajo y denuncia accionar del Municipio de Quito

 

Por Gabriela Peralta

Publicado 12 de noviembre de 2021

Tiempo de lectura: 4 minutos

 

La Asociación de Trabajadores Autónomos Organizados (ASOTRAB), organización que articula a vendedores autónomos, se autoconvocó en las calles para defender su libre derecho al trabajo. La jornada de exigencia, que reunió, aproximadamente a 600 trabajadores, inició a las 9 am del 11 de noviembre de 2021. Se juntaron en dos puntos de Quito: La Marín y El Tejar.

Las fuerzas policiales y militares estuvieron presentes en ambos puntos de concentración, mientras que los accesos a la Plaza Grande estuvieron cerrados. Pese a eso, los trabajadores recorrieron el centro histórico en exigencia de sus derechos laborales. “Hoy antes de empezar la gran jornada de lucha, la policía nacional y militares, de forma altanera, intentaron amedrentarnos, requisándonos e intentando evitar que grabemos”, denunció la organización vía Twitter.

En las calles Guayaquil y Chile, las y los comerciantes protestaron en rechazo a la alcaldía de Santiago Guarderas, a la política que los funcionarios del Municipio y la Policía Metropolitana llevan respecto del trabajo autónomo: “La consigna es clara: que nos dejen trabajar y que paren los operativos”, dijeron.

Entre saltos, gritos de exigencia y cánticos, las y los trabajadores autónomos tomaron los megáfonos y daban fe de la violencia con la que son tratados por comercializar en las calles.  Una de las mujeres trabajadoras autónomas agredidas expresó, “ni siquiera nos respetan por ser mujeres. Fue a mí, a la persona que le cogieron y le pusieron electroshock, compañeros, porque no les dejamos que nos quiten la mercadería de otro compañero”, asintió.

Otro de los integrantes de ASOTRAB confirmó que presentaron una Acción de Protección ante la Defensoría del Pueblo “en la presente jornada hemos presentado una acción para que se haga un examen especial sobre estos operativos completamente miserables que menoscaban los derechos de los trabajadores autónomos del centro histórico”.

Esta acción busca que se fije una medida cautelar a favor de las y los trabajadores “para que se frenen de una vez los decomisos de los productos”. La organización espera acción y pronunciamiento por parte de la Defensoría del Pueblo.

Este recurso legal se une a otras acciones presentadas anteriormente por las y los trabajadores; una de ellas, ante la Corte Constitucional. Es “una acción de inconstitucionalidad de toda la normativa represiva a todas las resoluciones del municipio” aseguró uno de los líderes de la organización, quien agregó que están a la espera de una respuesta por parte de la entidad.

Meygan Córdova, integrante de ASOTRAB, en entrevista con WambraEc, dijo que la marcha se dio con dos objetivos: “primero es por el libre derecho al trabajo y segundo, es por el cese inmediato de los decomisos que hace la policía metropolitana”.

Asimismo, se refirió al incremento de vendedores ambulantes, “Hay algunos estudios que nos hablan de 190 mil trabajadores ambulantes en todo el Ecuador, con una presencia mayoritaria en Quito. Esto se da por varias razones: por la situación económica del país, ya que al no haber empleo, la gente se vuelca a las calles para tener una fuente de ingreso; la pobreza en el campo y la falta de tierras obligan a que las personas migren hasta las ciudades buscando mejores oportunidades laborales y sociales tanto para ellos como para sus familias, sus hijos”, dijo. A decir de Córdova, con la pandemia esto se exacerbó.

Córdova también aseguró que más del 50% de personas que están dentro del trabajo ambulante son mujeres. “Somos mujeres las que estamos en las calles tratando de llevar el gasto diario de la casa, de poder sustentar a las familias”. Además, indicó que ASOTRAB, como organización, durante 5 o 6 años, ha intentado abrir canales de diálogo con el municipio, “Se ha logrado abrir los canales de diálogo, pero sin una posibilidad real”.

Por otra parte, José García, también integrante de ASOTRAB, en entrevista con WambraEc, dijo, “La gente está harta de la represión, está harta de que le quiten los productos, que les roben”. Ambos entrevistados coincidieron en que la administración de Santiago Guarderas tiene “una política muy directa de limpieza del Centro Histórico” y que “hay toda la intención de barrer con los comerciantes autónomos”.

Además, José denunció la detención ilegal de algunos de sus compañeros en la jornada de lucha, “Cuando comenzamos la acción y cuando la finalizamos hubo detenciones ilegales, pararon a nuestra gente y le comenzaron a pedir documentos, a revisar, cuando no estaban haciendo nada”. También reiteró que, después de la acción, metropolitanos del grupo del GAD con varios comisarios y gente de civil ingresaron arbitrariamente a la Casa Rebelde, lugar donde se reúnen los comerciantes. “Nos percatamos y los expulsamos, porque es ilegal su accionar”, indicó.

Finalmente, Meygan Córdova se despidió diciendo, “es invaluable y es necesaria la unión y la organización de los trabajadores ambulantes para la defensa de su derecho al trabajo. Cualquier cosa que el Municipio quiera dar, pues no estamos prestos hasta que haya el compromiso del cese de los decomisos y de permitir el libre derecho al trabajo de la gente”.

“Soy comerciante, no soy delincuente”, “Los decomisos son inconstitucionales” y otras frases seguirán siendo sonando en las calles del Centro Histórico de Quito hasta que los derechos laborales de los trabajadores autónomos sean respetados, aseguró ASOTRAB.