por Jaime Guevara (Cantautor, Anarquista)

Ayayay me estoy muriendo
oigo el redoble de campanas
que anuncian que ya mañana
viene a verme el reverendo.
A lo lejos un estruendo
escucho de camaretas
y unas burlonas caretas
estallan en carcajadas.
¡ Parecieran dentelladas
los meses de mi historieta !

Recuerden que les dejé
mis promesas y enseñanzas
Se acuerdan esa bonanza
que al Mandamás heredé?
Por su pura mala fe
y su codicia de lince
aquello de ser felices
pasó a transformarse en cuento
¡Dejo aquí mi Testamento:
soy el Año Dos Mil Quince!

Comienzo primeramente
con el Tubérculo Santo
(el de oropel en su manto
y del Vaticano agente).
Hasta el propio Presidente
se cree la hostia del templo
y al tal Francisco contemplo
acolitarlo en sermón
¡Si es tan santo ese varón
predique con el ejemplo!.

El Cotopaxi prosigue
en proceso de erupción
y un “ estado de excepción”
largo rato nos persigue.
Con el mismo el Man consigue
un despliegue de milicos,
la censura de los picos
y de las redes sociales.
¡Que no aproveche los males
el Supremo de los micos!

Hacia el mes de marzo empiezan
las protestas populares
y aunque a veces acatarren
el gas, golpes y dureza
no perdemos la firmeza
ante el actual Rafachet.
Si él baila en Cabrondelet
vamos a aguarle la farra
¡Con tambores y guitarras
derrumbemos su pared!

Desde luego la respuesta
hacia nuestra rebelión
fue la brutal represión
por orden de cuatro bestias.
A pie, a caballo y funestas
mordeduras de colmillos
nos atacan esos pillos
vestidos de autoridad
¡Su tanqueta de maldad
haga correr al caudillo!

Mientras golpean al pueblo
o lo encierran en prisión
bailan cumbia y reguetón
los borregos sanducheros.
Los traen en bus campero
Desde provincias lejanas
A escucharle con desgana
a quien dice defenderles.
¡ Yo les dejo otros quehaceres
que aplaudir a sus proclamas!

Pero sin oír al pueblo
echaron a la molienda
la constitución que enmiendan
según su interés protervo.
Así nos clavan los cuervos
reelección indefinida
con bayoneta incluida
y muchos otros prodigios.
¡Yo les dejo el desprestigio
por su vidriosa perfidia!

Y sediento de recursos
el tenebroso gobierno
roba el cuarenta por ciento
que eran propios del Seguro.
Desde entonces el futuro
de los pobres jubilados
se tornó más delicado
y más frágil su vejez.
¿Hasta cuándo la doblez
de este régimen de palo?

Su Majestad el Poder
tiene gigantes tijeras
y castiga a quien no quiera
lo mismo que el trono creer.
A la hoguera manda arder
letras y caricaturas,
y vuelve más y más duras
multas y otros correazos.
¡Que rompamos ya ese lazo
con pinta de dictadura!

Este año el alto precio
del petróleo se cayó
y el Mandamás lo cargó
en profes e impuestos recios.
Como se portó tan necio
nunca cultivó ahorros:
Se quedó sin queso el zorro
y hoy estamos casi en quiebra.
¡Cuidado con la culebra
o te pique el abejorro!

Allá arriba en el sillón
tienen las manos tan limpias
que hasta han consagrado eximia
a la propia corrupción.
Hasta al propio contralor
le han amarrado las manos
y así no controla nada.
¡Que despierte de su almohada
o es cómplice del villano!

Mientras golpean al pueblo
o lo encierran en prisión
bailan cumbia y reguetón
los borregos sanducheros.
Los traen en bus campero
desde provincias lejanas
a escucharle con desgana
a quien dice defenderles
¡Yo les dejo otros quehaceres
que aplaudir a sus proclamas!

El personaje del año
resultó el pueblo rebelde
que a pesar de todo vuelve
a rechazar los engaños.
Por eso le son extraños
los politiqueros chuecos
y violentistas insectos
e infiltrados policías.
¡Ya terminó la apatía
y la calle es lo correcto!

Del mapa internacionalista
fue muy triste el atentado
con que fueron ultimados
en Francia los periodistas.
Se acusó a los islamistas
pero acto seguido a su vez
bombardearon en francés
a sirios y aún civiles
¡Primero son los misiles
y el terrorismo después!

Y la migración a Europa
en pobres embarcaciones
no es a tomar vacaciones
ni a comprarse fina ropa.
Aparecen en la costa
náufragos de la miseria
de lejanas periferias
con toda necesidad.
¡Les dejo como heredad
la esperanza de la Tierra!

Por el feo desprestigio
y las grandes corruptelas
Argentina, Venezuela
y Brasil pierden litigios.
Pierden en el acertijo
de electoral simulacro
y les patea en el sacro
el conseguir cuatro votos.
¿Dónde fueron sus devotos?
¿Qué pasó con su milagro?

Las brujas ya están pintadas
pero su interior no es verde
si están de amarillo pierden
y es de rojo su asonada.
Ya se anuncia la alborada,
y los vientos esta vez
serán como buscapiés
y no sufrirán esguince.
¡Muere el Año Dos Mil Quince!
¡Viva el Dos Mil Dieciséis!

ESCRIBE TU OPINIÓN