por @andreabelen2711

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, CONAIE, la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos, CEDHU, la Fundación Regional de Asesoría en DDHH, INREDH, y otras organizaciones sociales más, manifestaron su rechazo ante una eventual reelección del actual Defensor del Pueblo, Ramiro Rivadeneira.

Estas organizaciones manifiestan que el Defensor ha olvidado sus convicciones con el afán de proteger exclusivamente las acciones del Estado ecuatoriano. También recordaron que la Defensoría del Pueblo ha guardado silencio frente a casos como la criminalización a defensores de derechos o la situación en las cárceles.

Para las organizaciones, la elección de Defensor del Pueblo no es ni transparente, ni legítima, pues el reglamento establece que se dará puntos extras a quienes hayan ostentado un cargo público o hayan implementado mecanismos de participación ciudadana, situación que no es posible realizar sino se forma parte del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

Por ello, piden que la Defensoría del Pueblo sea una institución devuelta al pueblo porque es quién lo necesita, y que de inmediato se despoje esa “convicción” de proteger al Estado interpretándolo como el único que necesita valer sus derechos. Manifestaron también que se necesita un Defensor del Pueblo que reconozca los verdaderos problemas del pueblo y pueda darles una solución.

 

ESCRIBE TU OPINIÓN