Tiempo de lectura: 2 minutos

 

ENTREVISTA

Mauro Andino: “La gente no termina votando por el contenido de la consulta sino a favor o en contra de quien la propone”

 

Publicado 21 de abril de 2022

 

El abogado y docente, Mauro Andino, habló sobre la posible consulta popular planteada por el presidente Guillermo Lasso. Explicó que este mecanismo de democracia directa, apunta a saltarse la intermediación de las instituciones representativas como la Asamblea, el Ejecutivo, municipios o prefecturas”.

En la consulta popular, se le pregunta directamente a la ciudadanía y a la gente lo que quisiera que se ejecute o que se haga y si es que la gente en las urnas, se pronuncia favorable o negativamente “ya no hay vueltas que dar”. Ese pronunciamiento es de cumplimiento obligatorio e inmediato y la voluntad popular debe respetarse.

En Ecuador, “desde el 1979 hemos tenido varias consultas populares y a veces, se dice que sirven para que el propio soberano desde abajo las plantee, pero gobierno de derecha y de izquierda han planteado las propuestas de arriba hacia abajo, naciendo como iniciativas del poder de turno, para legitimar al gobernante de ese momento, introducir cuestiones no relevantes para la opinión pública”. Y, en este caso puede darse que la gente no vote por el contenido de las preguntas sino a favor o contra de quien las propone.

 

 

Entonces, si Guillermo Lasso lleva a cabo la consulta popular, con el desgaste político que ya tiene “como pienso yo, está en la actual circunstancia, lo más probable es que pierda”, asegura Andino. Por eso, la consulta popular es un juego de suma cero donde se polarizan dos opciones: una del Ejecutivo y otra, donde se juntan izquierdas, organizaciones, estudiantes, trabajadores y otros que llegan a ser opositores.

 

Según Andino, la Corte Constitucional tiene un gran trabajo, porque debe vigilar la constitucionalidad de lo que se va a preguntar. El presidente propone preguntar “no solo reformas a la constitución, sino también el proyecto de ley de inversiones”; por lo tanto, la Corte debe intervenir en 3 momentos: en emitir un dictamen de procedimiento, hacer un control de constitucionalidad, y no permitir que con respuesta de sí o no, se pregunte sobre el Proyecto de Ley de Inversiones porque eso no garantiza la libertad plena del elector.