Tiempo de lectura: 7 minutos

Marco Humberto Oto Rivera:  libre

Por: Equipo de redacción @wambraec

Ilustración: Vilma Vargas @vilmavargasva

 

Tiempo de lectura: 7 minutos

 

 

Marco salió de su casa, como todos los días, hasta la parada La Ofelia, para tomar el bus hacia la empresa Quala –empacadora de productos como BonIce– su trabajo de más de ocho años. Vivía en la misma casa con su mamá Himelda, su papá Luis, sus hermanos y sus mascotas, en Atucucho, un barrio de calles sin asfaltar, al noroccidente de Quito. Era amante de los animales, por eso rescató  de la calle a Gina, su perrita negra con pecho blanco.

–Se fue tomando su juguito, su tortillita que siempre le gustaba con una salchichita y un poquito de arroz. Poquito nomás, porque no le gustaba comer mucho. Se fue pidiendo la bendición, eso sí.  Él siempre tuvo esa costumbre, al salir y al entrar, siempre me pedía la bendición –recuerda Himelda Rivera, su madre.

Era lunes siete de octubre, quinto día del Paro Nacional, varias calles estaban cerradas y el transporte público suspendido, por lo que no pudo llegar a su trabajo y decidió ir a San Roque, a comprar un pantalón para él y otro para su mamá, y visitar a una prima que tiene un local por el sector.

Las protestas continuaban activas en varios puntos de Quito, incluyendo San Roque, donde se encuentra uno de los mercados más grandes de la ciudad, el cual abastece a otros mercados y restaurantes de la capital. Campesinos, indígenas, estibadores, comerciantes y trabajadores del lugar habían obstaculizado las calles, y la Policía quería retomar el control. Marco estaba ahí y le contó a su hermano lo que ocurría en las protestas:

– Tranquilo ñaño solo estoy mirando –le dijo a su hermano Jorge ese día.

Videos difundidos en redes sociales muestran que la Policía inicia una persecución a varias personas que corren por el puente que conecta el nuevo mercado de San Roque con el viejo mercado. Sin importar que es un puente para peatones, la Policía tanto a pie como en motos acorrala a varias personas en una puerta de rejas, y las golpean con toletes. Los videos no muestran el momento en el que las personas caen, solo se escuchan los gritos de quienes miran.

En un video, un hombre habla con voz agitada mientras graba con su celular:

–Acaba de caer una persona del puente.

Se escuchan voces detrás con preocupación:

– Ya se mató, cayó de cabeza.

Desde un ángulo distinto, en otro video, se escucha la voz de otra persona mientras graba:

– Están tirados en el suelo. Están muertos estos tres jóvenes, les botaron los policías desde el puente.  

En un video más, el más largo de los tres, una persona narra todo lo que está sucediendo mientras transmite en vivo con su celular:

– Ya no pueden correr, mírales, ya les acorralaron. Uyuyy.

– ¿Dos cayeron?  – pregunta una persona detrás

– Tres –afirma la voz de quien graba

Luego se escuchan voces que gritan con desespero y enojo:

– ¡Ayúdale, oye ayúdale!

Se observa a Policías que miran de lejos los cuerpos caídos.  Unos se acercan, pero no hacen nada.  Otros los observan a la distancia, luego se suben a sus motos y se van.

Una de las personas que se ve caer en los videos es Marco Oto. La otra, José Daniel Chaluisa. Dos voces, en dos videos distintos, mencionan a una tercera persona caer, pero hasta el momento no existe información que lo confirme.

Himelda, madre de Marco, recuerda lo que le dijeron personas que estuvieron en San Roque y vieron lo que sucedió:

– Me contaban que les habían tratado una lástima, que les pateaban, que les daban con los toletes. Yo si digo que sí, ¿sabe por qué? porque mi hijo cae de cara (…). Él tenía  un tremendo abdomen* en la cabeza, tremendo, así como que le hubieran pegado.

Marco y José Daniel permanecieron horas debajo del puente de San Roque sin atención médica. Según la Cruz Roja, una ambulancia de su institución acudió al lugar, pero no pudo ingresar porque los manifestantes lo impidieron. Luego fue trasladado en una camioneta de una persona particular hacia el Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM), tenía su rostro fracturado, varias contusiones en su cabeza, sus piernas, brazos y más huesos rotos, según el Informe de la Alianza de Organizaciones de Derechos Humanos.  Fue diagnosticado con muerte cerebral. El ocho de octubre después de que los médicos anunciaron que ya no podían hacer nada para salvarlo, Marco murió. Según el informe de defunción, la razón fue: “hemorragia y laceración cerebral, fractura de base del cráneo, trauma cráneo-encefálico, como consecuencia de precipitación de altura indeterminada.”

Un día después, el nueve de octubre, la Ministra de Gobierno, María Paula Romo, junto al Comandante de la Policía Nacional, Nelson Villegas, en rueda de prensa, dijo: “quiero ser muy enfática en esto. Hasta el día de hoy, en todas las jornadas de protesta, ninguna persona  ha perdido la vida en un enfrentamiento con la Policía” y repite: “ninguna persona ha perdido la vida en un enfrentamiento con la Policía”. Hasta ese momento, las autoridades del gobierno solo reconocían la muerte de Raúl Chilpe, en un accidente en Molleturo, y ninguna otra muerte más. Recién el diez de octubre el gobierno aceptó que había otras muertes en el Paro. En otra rueda de prensa, la Ministra Romo, dijo: “Tenemos dos jóvenes que cayeron de un puente, en ¿qué contexto?, cuando intentaban trepar por una puerta cerrada (…) En ese video se puede mirar, una puerta cerrada, en esa puerta cerrada había policías que impedían el paso, y algunas personas escalaron esa puerta, ahí dos jóvenes cayeron del puente, ustedes han visto las imágenes”

Pero Christian, hermano mayor de Marco, considera que la responsabilidad es de la Policía Nacional:

– En cualquier parte del mundo, si yo voy a acorralarles a dos personas que están encima de una terraza o encima de un puente, y a las dos personas yo les acoso y tienen miedo de mí y se botan del puente ¿quién es culpable?, yo soy el culpable, porque les acosé y por miedo a mí se botaron del puente. Entonces, esto es un asesinato, lo que ellos cometieron –dice Christian, y explica además que su hermano no podía controlar bien sus movimientos ni correr de forma normal.

Marco tenía atrofia muscular. En 2016, su enfermedad se complicó y le diagnosticaron distrofia. Su carnet  del Consejo Nacional para las Discapacidades (CONADIS) dice que tiene una discapacidad intelectual del 46%.  Esta es la razón por la que Himelda, su madre, está segura que él no habría podido correr de la Policía y, peor aún, trepar las rejas de la puerta del puente de San Roque y caer por “accidente.”

– Creo que su cuerpito no avanzó, y como no podía correr, el impacto que hacían las motos, les botaron abajo –dice Himelda en una entrevista para diario El Comercio.

La Fiscalía inició un proceso de investigación de oficio por la muerte de Marco Oto y José Daniel Chaluisa a partir de la autopsia, según el registro de consultas de delito, por lo que la responsabilidad de sus muertes está aún por determinarse.

– Dijeron que era una vándalo y un ladrón, lo único que quiero es que quede claro, para que mi hijo descanse en paz. Poco a poco voy a averiguar, sé que me han de dar información, los puestos están claritos. Hay gente humanitaria, voluntaria que fueron a pintar para recordarles dónde se han caído –dice Himelda, con un reflejo de gratitud por el corazón y la cruz que personas desconocidas pintaron debajo del puente de San Roque, como un homenaje para la memoria de Marco y José Daniel.

 

***

 

Amante de la música desde pequeño y del punk contestatario desde adolescente, Marco estaba presente en la mayoría de conciertos de la ciudad, los pocos que aún resisten después del cierre de varios espacios alternativos juveniles en los últimos años en Quito, según su primo, en segundo lugar, Francisco Baquerizo:

– Cuando éramos niños pasábamos enfocados en la música porque él no podía hacer cosas que otros niños podían hacer, como jugar fútbol y ese tipo de cosas. A ambos nos gustaban el punk –recuerda Francisco, quien estudió música y tocaba en la banda de punk Likidados– [Marco] me acolitaba a grabar, a escribir las canciones, y siempre nos encontrábamos en los conciertos; de hecho, eso era lo que nos juntaba. Todos los amigos ya le conocían. No se metía al mega pogo  pero trataba de disfrutar de la mejor manera, y como ya le cachaban que tenía discapacidad todas las personas  le trataban con cuidado y con respeto.

Por su pasión por la música, Marco se compró una batería y una guitarra usada, que quería aprender a tocar, pero cuando sus amigos se fueron de viaje, él decidió vender sus instrumentos.

Su primo Francisco, mejor conocido como Pancho, y sus amigos, jóvenes del movimiento punkero­, organizaron un concierto en su homenaje y el de todos los caídos en el Paro Nacional. En el concierto, en un pequeño bar en el sur de Quito, tocaron bandas como Retaque, Tres Delin Cuentes, Likidados, Anónimos, NDA, Pulmón Verde y Ratas de Ciudad.  Las dos últimas eran las bandas preferidas de Marco. Su primo, hermanos y amigos entonaron juntos la canción “Historia triste” de la banda española Eskorbuto. Además, Pancho compuso una canción que lleva el nombre “Nunca te voy a olvidar”, que desea grabar con varias bandas, en acordes en quintas, a cuatro tiempos, estilo punk rock:

“Cinco de la tarde saliste a trabajar, a luchar por tus derechos, no te importó tu discapacidad, hasta que un cerdo bastardo, asesino de vocación, te arrinconó en aquel puente, y nuestras vidas destrozó”.

Tino Enríquez, vocalista de la banda emblemática de punk ecuatoriano, “Enemigo Público”, le dedicó un post con la canción “Libre” del cantante español de baladas Nino Bravo. Tino explica la razón en su post de Facebook:

“En 1962 Peter Fechter, un joven de 18 años, trató de alcanzar la libertad cruzando el recién levantado muro de la vergüenza (muro de Berlín) que dividía a Alemania; en su intento, fue alcanzado por los disparos de los soldados que custodiaban dicho muro. A pesar de la presencia de cientos de personas, incluidos periodistas, médicos y pobladores del lugar, nadie acudió en su ayuda, ya que temían represalias.  Fechter estuvo tirado en el piso gritando y desangrándose una hora hasta que finalmente murió. Fue la primera persona que falleció en el intento de cruzar el muro de la impavidez, división, sectarismo y estupidez humana. 10 años más tarde el cantante español Nino Bravo, impactado por este hecho, interpreta la canción “Libre”.

 

***

 

La lápida de Marco tiene su nombre escrito en stencyl, característica de los fanzines punk HTM, Hazlo Tú Mismo, uno de los postulados del punk anarquista que reivindica la autonomía y libertad. En letras blancas sobre un fondo negro un extracto de la letra de la canción “El Sistema” de la banda Cadena Perpetua, de Argentina, acompaña su nombre y la fecha: 14-06-1993   18-10-2019:

“Pienso, pienso, pienso más no alcanzan las neuronas para comprender que la injusticia, sea tan vulgar, hostigando al más sumiso para dominar, alertando a aquel que como yo, no se quiere callar”.

 

Fuentes:

Entrevista a Himelda Rivera, Christian Oto, Jorge Oto, Victor Oto, Francisco Baquerizo, realizada por Wambra Medio Digital Comunitario

Video Voces. Testimonio sobre el caso Marco Oto.  (2019, Noviembre 14). Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=NhOEvqVGAE8

Tino Enríquez, Enemigo Público. (2019, Noviembre 1). Recuperado de https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2482725921764068&id=239832889386727 

Alianza de Organizaciones de Derechos Humanos conformada la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu), Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CDH), Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH), Organización Surkuna, Fundación Idea Dignidad,  Organización Amazon Frontlines. (2019). Informe de verificación sobre DDHH durante el paro nacional y levantamiento indígena. Recuperado de https://www.inredh.org/index.php/noticias-inredh/actualidad/1234-informe-de-verificacion-sobre-ddhh-durante-el-paro-nacional-y-levantamiento-indigena

 Noroña, Karol. (2019, Noviembre 8). Madre de Marco Oto, muerto en el contexto de las protestas: ‘Mi hijo no era un delincuente, no me cansaré de limpiar su nombre’. El Comercio. Recuperado de https://www.elcomercio.com/actualidad/marco-oto-muerte-protestas-puente.html

Ministra de Gobierno María Paula Romo, Rueda de prensa.  (2019, Octubre 9). Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=OJAoJQ9bEtY  (min 49:15)

Ministra  de Gobierno María Paula Romo – Rueda de Prensa. (2019, Octubre 10). Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=9aIrDoRIMAs