Análisis al decreto 691 y cómo legalizar arbitrariedades contra las organzaciones indígenas

por Ana Acosta @yakuana

El apartheid era legal

El holocausto era legal

La esclavitud era legal

El colonialismo era legal

La legalidad es una cuestión de poder, no de justicia.

Por un momento olvidémonos que estamos en la revolución ciudadana. Por un momento pensemos en el futuro y lo que puede pasar cuando al poder de turno se le acabe el poder. Pensemos que las acciones que ahora son legalizadas por decretos hechos a la medida, mañana serán observadas cuando la justicia no esté de su lado.

Lo que les voy a contar parece apenas un trámite administrativo, parece una sencilla acción de un funcionario público de legalizar una dirigencia indígena, pero no es así.

La Secretaria de Pueblos Movimientos Sociales y Participación Ciudadana, y específicamente la Subsecretaría de Pueblos e Interculturalidad, acaba de realizar dos acciones arbitrarias, ilegítimas, totalmente condenables, pero “legales” gracias a un Decreto: el 691.

Este Decreto, emitido el 4 de junio del 2015 por el Presidente Rafael Correa, con apenas un artículo, una disposición transitoria única y una disposición final, retrocedió casi dos décadas los derechos alcanzados por la lucha de los pueblos y nacionalidades indígenas en Ecuador, especialmente en cuanto al derecho consuetudinario, a su autodeterminación, organización social y ejercicio de la autoridad en sus territorios.

Este decreto ordena que el CODENPE transfiera toda la documentación de las organizaciones indígenas a la Secretaria Nacional de Gestión de la Política y le otorga la potestad de legalizar y registrar los estatutos, directivas y consejos de gobiernos de las nacionalidades pueblos indígenas, afroecuatoriano y pueblo montubio.

Esto solo es posible por un vacío legal causado por la Ley Orgánica de los Consejos Nacionales para la Igualdad que en su disposición derogatoria primera, elimina la Ley Orgánica de las Instituciones Públicas de los Pueblos Indígenas del Ecuador. Esta ley, que fue aprobada en 2007, daba la atribución al CODENPE de legalizar a las organizaciones indígenas, al ser derogada se generó un vacío legal. El artículo único dice:

“La Secretaría Nacional de Gestión de la Política tendrá atribución para legalizar y registrar estatutos, directivas y consejos de gobierno de las nacionalidades y pueblos indígenas, pueblo afroecuatoriano y pueblo montubio, aprobados según el derecho propio y consuetudinario, así como de sus formas de organización que funcionan en el seno de las respectiva comunidad, nacionalidad o pueblo. El registro de las organizaciones sociales se hará bajo el respeto a los principios de libre asociación y autodeterminación”

Hasta ahí la legalidad, vamos a las acciones.

La primera arbitrariedad contra: la CONFENIAE

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, CONFENIAE, es la principal organización de la Amazonia de Ecuador. Agrupa a 22 federaciones y organizaciones que corresponden a las 11 nacionalidades amazónicas.

El 14 y 15 de septiembre varios personajes, conocidos por haber participado en el pasado en acciones divisionistas de la organización indígena durante el gobierno de Lucio Gutiérrez, como Antonio Vargas, Valerio Grefa, Felipe Tenkush, convocaron a una Asamblea Extraordinaria para la elección de un nuevo presidente de la CONFENIAE.

Según el estatuto de la CONFENIAE, el Congreso es la máxima autoridad y en él deben participar 625 parlamentarios y es la única instancia que puede elegir autoridades. A la supuesta asamblea “autoconvocada” asistieron aproximadamente 200 personas, varias de ellas no eran delegadas oficiales de sus comunidades. Varios jóvenes asistieron engañados, les dijeron que era para un taller, y cuando llegaron era para la elección de nuevas autoridades (Testimonio Joven, nacionalidad Kichwa Sucumbíos) Muchas personas fueron engañadas para recibir “apoyos” de proyectos productivos (Testimonio Mujer asistente) o porque pensaban que se discutiría un tema de tierras de sus comunidades (Testimonio personas presentes)

Agustín Wachapá, presidente de la Federación Interprovincial de Centros Shuar, FICSH, la más grande y antigua organización shuar de la Amazonia, asistió a la Asamblea y desconoció a Felipe Tenkush, quien dijo estar en la asamblea como delegado oficial shuar.

En la asamblea estaban presentes miembros de la Secretaria Nacional de Gestión de la Política, Ecuador Estratégico y ECORAE, varios de los participantes fueron llevados en buses de instancias públicas, con logos del enlace ciudadano.

A pesar de todo esto y saltándose el propio estatuto, realizaron la elección de “nuevo” consejo de gobierno eligiendo como supuesto presidente de la CONFENIAE a Felipe Tenkush y como supuesto presidente del Parlamento Amazónico a Valerio Grefa.

¿Quién es Felipe Tenkush?

Felipe Tenkush, asistió a la Asamblea como delegado de la Federación Interprovincial de Centros Shuar, FICSH, pero su presidente desconoció su participación, por lo que sin aval organizativo no puede ser ni si quiera candidato a elección.

Felipe Tsenkush, fue diputado por Pachakutik, durante el gobierno de Lucio Gutiérrez. Por haber votado junto al Partido Social Cristiano para la modificación de una Ley de Escaños, en 2004, fue expulsado de Pachakutik. Luego Tsenkush, aliándose a Lucio Gutiérrez, fue uno de los diputados que votó a favor de la destitución de los jueces de la Corte Suprema de Justicia, para que ingresara la Pichi Corte, que permitió el regreso de Abdalá Bucaram. Por esta acción, hoy el estado ecuatoriano debe pagar 15 millones a los jueces destituidos, tras una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Tsenkush, hoy envejecido y con nueva camiseta, reaparece aliado al gobierno de Alianza País, se reúne con funcionarios públicos, acompaña a Jorge Glas a su visita por la Amazonia, asiste a los enlaces ciudadanos y posa para la foto con Rafael Correa.

Mientras esto sucede la Asamblea Nacional, con Gabriela Rivadeneira a la cabeza, analiza el inicio de un Juicio de Repetición para aquellos diputados que destituyeron a la Corte Suprema de Justicia. Si esta acción prosigue, varios diputados, incluidos Felipe Tenkush, serán enjuiciados para que paguen esta sanción.

Todo esto parece ser desconocido por el Ministro Serrano quien dio todo su respaldo al supuesto nuevo presidente de la CONFENIAE. En una reunión en el Ministerio del Interior, Tenkush solicitó mayor presencia policial y militar en territorios indígenas debido, según él, a la presencia de narcotráfico, además dijo que quiere que los jóvenes pasen a formar parte de la policía [1]

Captura de pantalla 2015-11-18 a las 18.41.51

También los funcionarios de la Secretaria de Gestión de la Política, parecen desconocer quién es Tenskush y le han brindado todo su respaldo. Es así que el 23 de septiembre en un oficio de respuesta a la solicitud ingresada el 21 de septiembre por Felipe Tsenkush “Registro y Legalización de Directiva del Nuevo Consejo de Gobierno de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía” la Secretaria Nacional de Gestión de la Política dio el nombramiento legal al supuesto nuevo consejo de la CONFENIAE.

La segunda arbitrariedad contra: La Nacionalidad Achuar

Imagínense varios helicópteros militares llegando a una comunidad indígena en medio de la Amazonia, dentro de estos helicópteros están militares y varios funcionarios públicos de la Secretaria Nacional de Gestión de la Política. Esta vez la razón no era un operativo militar, como los que acostumbran a hacer en territorio amazónico, sino era “apoyar” la llegada de las comunidades a una supuesta Asamblea de la Nacionalidad Achuar.

imagen 002 articulo

Mariano Tsetsekip, de la nacionalidad Shiwiar, Director Provincial de la Secretaria Nacional de Gestión de la Política, SNGP, coordinó los vuelos del helicóptero del ejército Súper Puma, que ingresaron y sacaron personas de las comunidades achuar a la supuesta asamblea.

Esta asamblea promovida por Rubén Tsamareint, presidente destituido de la NAE, no logró ni la tercera parte de la participación de las comunidades. A pesar de esto, contrario a los estatutos de la NAE, eligieron un nuevo consejo de gobierno.

Rubén Tsamareint, militante de Alianza País en Morona Santiago, fue destituido como presidente de la NAE en una Asamblea Extraordinaria en Pumpuentsa a la que asistieron delegados de las 17 asociaciones que conforman la NAE. Incluso él estuvo presente para dar su informe de labores a las bases, quienes le exigían cuentas sobre su participación en los diálogos con el gobierno y su permisividad al ingreso de la Secretaria de Hidrocarburos que promueve la explotación petrolera en territorio Achuar (bloques 74,75). La mayoría de los delegados oficiales, rechazaron el accionar de Rubén Tsamareint y después de un día de debate, lo destituyeron. Así, Bolívar Wasump, quien era vicepresidente, fue electo como nuevo presidente y Marlon Vargas como vicepresidente.

El consejo de gobierno de la NAE elegido en esta Asamblea legítima y mayoritaria, solicitó a la Secretaría Nacional de Gestión de la Política la aprobación del nuevo consejo. Haciendo caso omiso a la decisión mayoritaria de las comunidades achuar, desconociendo los proceso organizativos de las comunidades indígenas y sin observar el propio estatuto, la Secretaria Nacional de Gestión de la Política otorgó el nombramiento legal a Ruben Tsamareint elegido en la supuesta asamblea de helicópteros militares,

Legitimidad vs legalidad

Frente a tantas arbitrariedades las organizaciones han decidido rechazar las acciones de la Secretaria Nacional de Gestión de la Política y en base a los derechos colectivos consagrados en la Constitución y los organismos internacionales, solicitaron a la CONAIE como su organización y autoridad nacional el nombramiento legítimo.

Es así que la CONAIE otorgó el nombramiento al Consejo de Gobierno de la NAE presidido por Bolivar Wasum, quien fue electo de forma legítima en la Asamblea realizada en Pumpuentsa ( 25 septiembre) y ratificó a Franco Viteri como presidente de la CONFENIAE.

Franco Viteri, presidente legítimo de la CONFENIAE, convocó a una Asamblea Ordinaria para evaluar la situación de la organización y tomar decisiones. Sin apoyo del estado, sin buses pagados por algún ministerio, sin helicópteros militares, a esta Asamblea asistieron más de 400 delegados de las comunidades indígenas de toda la amazonia. Después de un largo debate, ratificaron como presidente a Franco Viteri y a todo el Consejo de la CONFENIAE para terminar su período hasta el 2016. En esta Asamblea las bases mayoritarias de la CONFENIAE rechazaron la injerencia del Gobierno Nacional en las organizaciones, además que desconocieron a Felipe Tsenkush como supuesto presidente ya que “carece de legitimidad y del reconocimiento de las bases, incumpliendo los procedimientos estatutarios de la CONFENIAE y los reglamentos del Parlamento Amazónico. Además, Felipe Tsenkush no cuenta con el respaldo de su Federación Interprovincial de Centros Shuar FICSH, por la que se exige su sanción” (Resoluciones Asamblea Ordinaria Confeniae 14 noviembre 2015).

Con esto las organizaciones indígenas están exigiendo el cumplimiento de un verdadero Estado Plurinacional e intercultural, donde el estado debe respetar su autodeterminación.

Los funcionarios de la Secretaria de Gestión de la Política parecen desconocer la propia Constitución, que garantiza a los pueblos nacionalidades indígenas el ejercicio del derecho consuetudinario, su autodeterminación, organización social y ejercicio de la autoridad en sus territorios.

Aquellas acciones que hoy los mandos medios de la Secretaria de Gestión de la Política ejecutan violando los derechos colectivos de los pueblos indígenas, más tarde serán observadas, no solo por ser inconstitucionales sino por marcar un  retroceso de décadas en la construcción de un estado plurinacional, que cada vez más parece ser guardado en el cajón de algún burócrata de turno.

Pero el estado tiene un lado ciego y es que simplemente desconoce las formas de construir legitimidad en la organización comunitaria. Todas estas acciones, en vez de debilitar a la organización indígena, lo que ha logrado es que las asociaciones y federaciones de la amazonia que estaban distantes de la organización nacional, valoren la necesidad de la articulación con su organización madre, lo que ha otorgado una fuerte legitimidad a la CONAIE y su vigencia como la principal organización nacional.

Ahí donde el gobierno de turno no ha logrado entrar, ahí donde los pueblos indígenas ejercen su derecho a la autodeterminación, ahí donde el montaje de tarimas o buses alquilados no llega. Ahí, en la asamblea comunitaria es donde las organizaciones fortalecen su lucha histórica.

Bien lo dijo Domingo Ankuash, dirigente histórico shuar: “yo les digo a los del gobierno: denles el nombramiento, denles el papel firmado por su estado, de nada les sirve si no tienen gente, de nada les sirve tener el papel si no hay personas que hagan la organización, de nada sirve un dirigente que habla solito”

[1] Vero video Felipe Tsenkush, Ministerio del interior, https://www.youtube.com/watch?v=4sAgoNssXc0

ESCRIBE TU OPINIÓN