Tiempo de lectura: 8 minutos

En el patriarcado, el abuso es el costo

de la profesión periodística

 

 

Por: Barbara Heliodora @babsmuitatreta 

 

 

 

 

Publicado 03 mayo de 2021

 

 

La tecnoviolencia de género contra las mujeres periodistas es una realidad cruel y probada en numerosas investigaciones en los últimos años, pero la estructura patriarcal impide avanzar en la lucha para erradicar este fenómeno.

 

.He trabajado en temas relacionados a la violencia de género dentro de los Derechos Humanos por al menos 5 años. En este tiempo, he formado parte de proyectos con mujeres emigrantes, en restricción de libertad, analfabetas, graduadas del sistema penal, víctimas de diversas violaciones, en situaciones de vulnerabilidad social, entre otras.

Durante los últimos dos años, me he enfocado específicamente en la protección de mujeres comunicadoras y/o periodistas. Gran parte de mi labor consiste en escucharlas. Otra parte muy importante de mi trabajo es estudiar investigaciones y datos sobre la violencia de género contra las mujeres profesionales de la comunicación y de las TIC (tecnologías de la comunicación y la información).

Este es un problema serio. La Red de Periodistas Feministas de América Latina y el Caribe ofrece en su publicación «Kit de Cuidado Digital para Periodistas Feministas», una definición relevante: “Llamamos tecnoviolencia machista a los actos de violencia por razón de género, cometidos, asistidos o agravados por el uso de las TICs.”

Los desequilibrios de género en la tecnología comienzan mucho antes de usar las interfaces de nuestros dispositivos. En Brasil, los datos de 2019 de la Encuesta Nacional de Muestreo de Hogares del IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística) indican que, de los profesionales que trabajan en el mercado de las Tecnologías de la Información (IT), solo el 20% son mujeres. Si nos fijamos en el acceso a Internet en todo el mundo, una revisión de la Web Foundation, publicada en 2020, reveló que los hombres tienen un 21% más de probabilidades de estar en línea que las mujeres. En los países con menor desarrollo, esta diferencia se duplica con creces, ascendiendo al 52%.

Cuando examinamos específicamente los ataques sufridos por las mujeres en el ejercicio de sus profesiones de periodistas y comunicadoras, los datos son graves. La encuesta de 2019, «Ataques y acoso, El impacto en las mujeres periodistas y sus informes», asociación entre las instituciones feministas estadounidenses ‘Troll-busters’ y ‘International Women’s Media Foundation’, entrevistó a 597 mujeres periodistas y comunicadoras de todo el mundo: el 63% indicó que fue amenazada o acosada en línea; el 58%  reportó haber sido amenazada o acosada ​​en persona y el 26% dijo haber sido agredida físicamente.

Así, por ejemplo, Cida Aripória, locutora, rapera, maestra, activista, y presentadora de un programa de Hip-Hop en una radio comunitaria en Manaus,  Brasil, comenta que “mucha gente realmente se molesta por mi programa de radio. Numerosas veces han intentado sacar el programa [fuera del aire] y esto no es por parte del consejo de administración, sino por locutores de radio molestos por las repercusiones del trabajo y que no aceptan a una mujer en primera línea. Esta es una violencia velada, a veces en tonos lúdicos. Esto pude ver, por ejemplo, cuando realicé la función de operadora de audio para programas donde los presentadores eran hombres, y también cuando entrevisto a un hombre que no se toma en serio la entrevista porque es un programa de Hip-Hop presentado por una mujer.”

Cida añade que, para ella, su trabajo radialista y artístico es una forma de resistencia feminista. “Si te estoy molestando, mi trabajo está teniendo un efecto, y un efecto positivo. Esto anima a otras mujeres del rap e incluso a las que escuchan nuestra música o el programa, y  se identifican.  Al finalizar el show, siempre hay alguien que se acerca y nos cuenta algo que le pasó y nos dice que nuestras letras son muy buenas para lidiar con eso. Eso me da la fuerza para continuar en este camino,” cuenta.

El informe de la locutora muestra que, como ocurre con cualquier fenómeno estructural de violencia, este no es un tema generalizado que afecta a mujeres diversas por igual. En 2018, el investigador brasileño Luis Valério de Paula Trindade concluyó – a partir de un análisis de 109 páginas de Facebook, 16 mil perfiles de usuarios y 224 artículos periodísticos que cubrieron decenas de casos de racismo en las redes sociales brasileñas entre 2012 y 2016 –  que las mujeres negras son blanco de violencia en las redes sociales con mucho mayor frecuencia e intensidad que las mujeres blancas. Esta investigación fue desarrollada durante su doctorado en la Universidad de Southampton, Reino Unido.

Estos son algunos de los estudios más recientes producidos sobre el tema. En mi caso, en menos de dos años de estar investigando esta problemática, puedo decir que he encontrado docenas de publicaciones dedicadas a documentar y sistematizar hechos relacionados.  Pero ¿por qué estamos, al parecer, estancadas en un registro eterno de que este fenómeno ocurre pero sin poder actuar más y con mayor eficiencia para detenerlo?

Algunas de las razones quedan recogidas en los propios estudios, empezando por el hecho de que es muy difícil resolver un problema si las personas afectadas tienen dificultad para reconocerlo y nombrarlo como tal. Un factor que comúnmente se informa en las encuestas es que la pregunta “¿Ha sufrido alguna vez violencia de género en el ejercicio de su profesión?” (o versiones similares, donde el fenómeno se presenta de manera generalizada) recibirán un número considerablemente menor de respuestas afirmativas que cuando se abre el rango a preguntas específicas, que describen los diferentes tipos de ataques, como “¿Alguna vez has sido maldecido en comentarios sobre tu tema?” o “¿Alguna vez ha recibido amenazas de violación?.”

El nivel de comodidad que siente la persona para hablar de situaciones violentas y traumáticas también es un factor determinante para la recopilación de estos datos. Los procesos que abordan estas cuestiones de una manera más objetiva o “fría” presentan mucho menos informes y datos afirmativos que los procesos en los que hay conversaciones más abiertas, demostración de recepción e intercambio de historias entre colegas de la profesión.

Así, es común que las mujeres comprendan que muchas de las experiencias que han vivido eran violentas al escuchar el mismo informe de otra mujer. Frases como “¿Eso también cuenta? ¡He pasado por eso!”  demuestran que gran parte de la violencia por la que atraviesa una mujer es internalizada y silenciada. Algunas mujeres informan que sintieron incomodidad y percibieron impactos y, sin embargo, no lo registraron como violencia hasta ese momento.

Este no es un hecho inesperado. En las sociedades patriarcales, con altas tasas de violencia contra la mujer, la violencia de género es estructural. Y toda violencia estructural es intrínseca en los distintos aspectos de la vida de las personas. Por lo tanto, existe una gran dificultad para registrar los actos violentos como tales, especialmente cuando el punto de referencia es la violencia extrema y su manifestación física y corporal, tales como destrucción de propiedad, violación y feminicidio.

El Anuario Brasileño de Seguridad Pública revela que en el primer semestre de 2020, 648 mujeres fueron víctimas de feminicidio y se registraron 66.123 denuncias de violación y violación de personas vulnerables, lo que indica que hay una violación cada 8 minutos en el país . Dentro de este escenario parecería incluso una herejía declararse víctima de la violencia cuando, por ejemplo, te atacan con comentarios en Internet.

Pero lo cierto es que esto es una falacia, una percepción errónea que solo propicia las condiciones perfectas para que este comportamiento se naturalice, banalice y siga creciendo en cantidad y perversidad estratégica. La tecnoviolencia es un problema grave que provoca impactos reales y severos.

Las consecuencias de la violencia en la vida de una persona se manifiestan de forma cíclica y continua. Por tanto, además de la propia violencia, los impactos online y offline se entrecruzan, superponen y aumentan, dañando la salud emocional y física, distorsionando la identidad de la persona, violando sus derechos civiles y seguridad personal,e impactando negativamente en su profesionalidad, economía y bienestar familiar.

Además de las repercusiones personales en la vida de las víctimas, los efectos colectivos y sociales también son notables y severos, afectando ampliamente varios aspectos. Por ejemplo,  la clase profesional sufre por la naturalización de los ataques, y la libertad de expresión y la prensa resultan gravemente lesionadas. Como consecuencia, la democracia se resquebraja.  

 

Derechos humanos, libertad de expresión y censura

“Los caminos de la solución no son simples”.  dice Débora Prado, periodista que trabaja en organizaciones de la sociedad civil y de derechos humanos. En el caso de la tecnoviolencia de género contra las comunicadoras, hay muchas intersecciones problemáticas a considerar.

Cuando pensamos en los derechos universales es fundamental comprender que las ideas que exaltan un derecho a expensas de otros no presentan soluciones plausibles, pues según el principio de indivisibilidad de los derechos humanos, estos no pueden ser entendidos de forma aislada, sino que deben ser comprendidos como parte de un todo, sin una jerarquía de relevancia.

Tainan Franco, productora cultural, comunicadora social de Mov8 Producciones y presentadora en la Rádio Difusora Jundiaí, en el interior del estado de São Paulo, concuerda, y explica que “la acción para prevenir ataques violentos es importante, pero hay que pensarla con cuidado para que no se creen nuevas formas de censura virtual. Las plataformas digitales son empresas privadas que buscan lucro y tienen intereses en el movimiento que impulsa este ‘odio’.  De todos modos, con los impactos legales en las relaciones sociales que se producen en Internet, es una conversación que se ha estado dando. Las agencias de verificación de noticias y las redes sociales que se comprometen a advertir sobre el intercambio de noticias falsas son avances. Sin embargo, todavía tengo muchos problemas con la criminalización de las noticias falsas o incluso con la prohibición de los usuarios. Son puntos que todavía vamos a debatir mucho, y no se puede dejarlos a las plataformas ni al gobierno, la población necesita participar incluso como forma de reeducar para usar las redes.”

Tainan añade que los oyentes de la radio están lejos de ser agresivos, pero eso no le impide enfrentarse a la violencia en el ejercicio de su trabajo. “Todo el contenido generado en mi programa está disponible en Spotify y en YouTube. Es en esta última plataforma que eventualmente los ataques ocurren, y son generalmente sensibles al género. Casi nunca se trata del entrevistado ni de nada de lo que diga. En general, es porque soy mujer y estoy ahí, » comenta.

Si la Libertad de Expresión encuentra sus límites en la dignidad de los demás, se debe tener cuidado con las medidas de seguridad que fácilmente pueden convertirse en censura. Al mismo tiempo, está el aspecto técnico de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, y la manera en la que la violencia de género se manifiesta incluso en capas no obvias de estas herramientas.

A lo largo de mi trabajo con Derechos Humanos, he lidiado con historias en las que maridos abusivos han roto u ocultado dispositivos, como celulares y computadoras, para que sus esposas periodistas no pudieran trabajar; donde los hombres en las  regiones con radio comunitaria han permitido a las mujeres ejecutar programas pero no aprender a operar la mesa de control; donde periodistas en estaciones de televisión han sido ridiculizadas por pedir a sus colegas varones que les enseñaran a operar las islas de edición; entre muchos otros informes de silenciamiento, que a menudo pasan desapercibidos o no se tratan correctamente.

Entonces, ¿cómo pensar en las soluciones? A través de la multidisciplinariedad, según especialistas. “Esta es una violencia compleja y la respuesta también debe ser compleja; no compleja en el sentido de que sea difícil de implementar, sino que sea una respuesta completa”, dice Débora, y añade que  “hablamos de la importancia de la red de servicios, de la red de recepción, de involucrar a varios profesionales, de tener un servicio profesionalizado, diseñado específicamente para esa situación, para atender múltiples aspectos de esa situación y  que se apoyen en las políticas públicas, con el poder público, con las fuerzas de seguridad y justicia, pasando al lado de la realización de los derechos de las mujeres, el derecho a una vida sin violencia ”.

Necesitamos que las propias instituciones de comunicación se preparen para afrontar este hecho, que tengan sus propios mecanismos de protección y seguridad, y que sepan acoger y apoyar cuando se de un episodio de este tipo.

Además, requerimos del apoyo de otros actores, tales como la sociedad civil y  personas involucradas en temas como la  libertad de prensa, los derechos digitales, la lucha contra el discurso de odio, la privacidad y la vigilancia.   

La respuesta debe ser completa y debe considerar diferentes aspectos y roles. Además, necesita ser maleable para poder ser aplicada en diferentes realidades. Por ejemplo, no se debe pensar en soluciones aplicables solamente en las grandes ciudades, sino que también sean relevantes para comunicadoras independientes, populares, y en la periferia.

Esto solo es posible cuando se tiene una pluralidad de voces analizando el problema y planteando soluciones. Para ello, es importante organizar encuentros y espacios de debate donde se escuche activamente las experiencias y perspectivas de todas las partes y sus diversas realidades.