Tiempo de lectura: 4 minutos

Edgar Yucailla: soñar en el páramo de Chimborazo

 

Por: Equipo de redacción @wambraec

Ilustración: Violeta – Diaspora

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

En el campo; cuidando las vacas; sembrando papas, maíz, zanahorias, mellocos, habas; y en reuniones con otros comuneros y comuneras. Así recuerda Carlos a su hermano mayor Edgar Yucailla.

Edgar nació en Sablog, cantón Guamote, provincia de Chimborazo, una comunidad indígena a más de tres mil quinientos metros sobre el nivel del mar, dedicada a la ganadería, la producción lechera, y el cultivo y comercialización de hortalizas. Edgar tenía 32 años y una hija de doce. Además, era presidente de la Corporación de Comunidades de Sablog (COCISA), la cual agrupa a nueve comunidades campesinas. 

Edgar tenía un sueño: hacer una productora de lácteos que perteneciera a  su  comunidad. Él ya no quería solo vender la leche que ordeñaban de sus vaquitas a los grandes queseros, sino también hacer sus propios productos.

– Somos gente del campo, vivimos en el campo. Mi hermano era tan joven, pero con una visión, una idea muy buena, llegó a ser presidente de la Corporación –recuerda Carlos.

El anuncio de medidas económicas por parte del gobierno de Lenín Moreno y el alza de los combustibles fue la razón para que las comunidades de Guamote decidan movilizarse. Las primeras concentraciones fueron en la localidad, y los siguientes días avanzaron hasta Riobamba, la capital de la provincia de Chimborazo.

– Nos afecta a nosotros porque sube el diésel, sube la gasolina, los pasajes son más caros, para alimentar nosotros, educar a nuestros hijos. Tenemos un fondo muy pequeño, de lo poco que cogemos, eso nos sube, se va en los pasajes. No  sube solo la gasolina sino el costo de nuestra vida, sube el costo de lo que se compra en las ciudades: azúcar, aceite. En cambio nuestra papa, nuestra leche no sube. Por eso venimos voluntariamente para decirle al gobierno no –así explica Carlos las razones para que su hermano y las comunidades de base de su organización, se unieran al Paro y tomaran la decisión de movilizarse a Quito el jueves diez de octubre, octavo día de las protestas.

 

***

 

Carlos escuchó por última vez la voz de su hermano cuando lo llamó desde Quito.

– Él estaba en la lucha. Me conversó que estaba muy difícil, que había muchas bombas, y que estaba una tristeza. Entonces dijimos que se cuidara, pero él estaba luchando.

El sábado doce de octubre, penúltimo día de las jornadas de protesta, a las nueve de la mañana, Carlos recibió una llamada. No era su hermano comunicándose para contarle cómo seguía el Paro, sino un conocido que le decía que a Edgar le habían disparado en la cabeza y estaba en el hospital.  Carlos no pudo viajar a Quito en ese momento y la poca información que tenía de su hermano la recibía de las escasas llamadas de conocidos, que más que tranquilizarlo, le preocupaban.

­– Teníamos que saber la verdad, pero era un poquito complicado. No pudieron ni entrar al hospital, porque ese momento también estaban atacando a los que estaban ahí. Las personas que llamaban nos dijeron que no pueden hacer nada por él, porque no hay cómo. Había militares ahí que estaban cuidando y que no podía ir nadie. Una persona le acompañó a él, le dejó en el hospital, y luego de un día, pudo llegar un familiar mío allá. Hasta ese momento, él estaba solo en el hospital –dice Carlos, con un cruce de tristeza e indignación en sus ojos.

Edgar permaneció solo en Cuidados Intensivos del Hospital Eugenio Espejo. Carlos pudo viajar a Quito recién el lunes catorce de octubre, un día después del diálogo entre el movimiento indígena y el presidente Lenín Moreno, donde acordaron la derogación del decreto 883.  Desde ese día no se separó de su hermano.

– Cuando vine ya le encontré en estado de coma a mi hermano, no se movía nada, era muy triste, tenía que pedirle a Dios y esperar que salgan bien los resultados. Él estaba mejorando un poco, comenzó a mirarme, no era como persona normal, a la vez estaba empeorando. El último día, tenía que regresar a hacerse la cirugía y ahí los doctores dijeron que no pueden hacer más por él.

 

***

 

Edgar recibió un impacto en su cabeza mientras protestaba en las calles aledañas al Parque el Arbolito, en Quito, lugar de concentración de las manifestaciones. Era el décimo día del paro y las calles del sector se convirtieron en un campo de batalla: humo de llantas quemadas, gas lacrimógeno, barricadas. La presencia militar y policial se intensificó y, por ende, la respuesta represiva. 

– Me dijeron que es una bala. Eso le viene directo a la cabeza, le rompe el hueso, el cráneo y entra al cerebro, que quedó muy dañado. Él no pudo superar eso, estaba muy mal –recuerda Carlos.

En una cama postrado, conectado a una maquina respiratoria, con mínimas respuestas, permaneció Edgar 18 días. Carlos durmió a su lado más de dos semanas, en una silla de metal y cuero que le facilitaron, hasta que el martes 29 de octubre vio morir a su hermano. La certificación de la defunción del médico legista dice que Edgar muere por: “Falla multiorgánica. Sepsis de origen cerebral. Laceración cerebral y fractura de bóveda y base cráneo, consecutivo a paso y penetración de proyectil de arma de fuego carga múltiple”.  Su nombre fue el último en colocarse en la lista de las once personas fallecidas en el Paro de octubre. 

Informe estadístico de defunción general

  Informe estadístico de defunción general

El velorio de Edgar se realizó en el tercer piso de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, (CONAIE). Su cuerpo fue trasladado a Guamote, donde el alcalde Delfín Quishpe, Jaime Vargas, presidente de CONAIE, Leonidas Iza, Presidente del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC), acompañaron a su familia en el entierro. Cientos de indígenas con ponchos rojos, otros de rayas blancas, rojas y negras, acompañados del cántico del viento helado de los glaciares del Chimborazo – el nevado más alto del mundo – lloraron la partida de su joven dirigente.

 

Fuentes:

Entrevista a Carlos Yucailla realizada por Wambra Medio Digital Comunitario

Entrevista a Carlos Yucailla realizada por Acapana y Mutantia.ch

– “Informe de verificación sobre DDHH durante el paro nacional y levantamiento indígena del 3 al 13 de octubre de 2019 en el Ecuador” elaborado por la Alianza de Organizaciones de Derechos Humanos conformada la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu), el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CDH), la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH), la organización Surkuna, la Fundación Idea Dignidad  y la organización Amazon Frontlines

CONAIE Comunicación

Diario El Comercio https://www.elcomercio.com/actualidad/conaie-muerte-edgar-yucailla-arbolito.html

Diario El Comercio https://www.elcomercio.com/actualidad/edgar-yucailla-guamote-protestas-muerte.html

Comentar