Tiempo de lectura: 6 minutos

 

Inocencio Tucumbi: semilla de liberación

 

Por: Equipo de redacción @wambraec

Ilustración: Manai Kowii 

 

Tiempo de lectura: 6 minutos

 

Una neblina espesa abrazaba la madrugada cuando Inocencio Tucumbi salió de su comunidad, Yanahurco de Jigua, en la provincia de Cotopaxi. Lo hizo a pie, en camiones, camionetas junto con sus dos hijos, su esposa, su nuera, y cientos de indígenas de las diferentes comunidades, para llegar a Quito a respaldar el Paro Nacional de octubre.

Inocencio tenía cincuenta años, su vida estaba dedicada a cultivar la tierra, pero para mantener a su familia de siete hijos e hijas, también realizaba labores de albañil y jornalero. Era líder de las comunidades de base de la Organización de Pueblos Indígenas de Jatun Juigua de Pujilí (OPIJJ), parte del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC) que a la vez pertenece a las estructuras organizativas de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) que sostuvo los once días de movilización contra las medidas económicas emitidas por el presidente Lenín Moreno.

La movilización para octubre había sido una resolución de la Asamblea de CONAIE dos meses antes, pero la emisión del decreto 883, que eliminó el subsidio a la gasolina diesel y extra, adelantó la protesta. Las comunidades indígenas de Cotopaxi realizaron asambleas de socialización, discusión, reuniones y así acataron la decisión orgánica de sumarse al Paro. Inocencio estaba activo en todas las asambleas, así lo cuenta Rodrigo Tucumbi, presidente de la OPIIJJ 

– El compañero Inocencio siempre ha estado en las luchas, sobre todo ha sido un compañero activo, siempre dinámico que ha estado en todos los procesos organizativos, comunitarios, además de ser un dirigente, un buen padre, era un compañero que practicaba música

Esto último lo resalta, como muchas otras personas que conocieron a Inocencio, quien tocaba la trompeta y junto a sus hijos formó la orquesta de música popular Los Brothers”,  conocida por levantar el baile y alegría en  las fiestas populares de la sierra.

 

***

 

Era nueve de octubre, séptimo día del Paro nacional. El gobierno de Lenín Moreno había decretado Toque de Queda la noche anterior, desde las 20:00 hasta las 5:00 de la mañana. Esa noche, minutos antes al inicio del Toque de Queda,  el operativo de represión policial se extendió del Parque el Arbolito –centro de la protesta– hacia la Avenida 12 de Octubre y Veintimilla al norte de Quito, donde se encontraban tres zonas humanitarias de paz y refugio de los pueblos indígenas: la Universidad Católica, la Universidad Politécnica Salesiana y la Iglesia de El Girón.

La  represión policial afectó a estas zonas de paz y acogida, donde se registró incluso la caída de algunas bombas lacrimógenas dentro de la Universidad Salesiana. “Mujeres, niñas, niños, y adultos mayores fueron afectados, así como las y los voluntarios en esas zonas. Este es el contexto en el que Segundo Inocencio Tucumbi Vega fallece en medio de gases y Policías en caballos” según el informe de la Alianza de Organizaciones de Derechos Humanos.

Inocencio estaba encargado de la logística en la cocina en la Universidad Salesiana, donde voluntarios, muchos de ellos estudiantes y jóvenes, se habían sumado para apoyar a los indígenas que iban a comer y a dormir todos los días del Paro. Tenía ampollas en sus pies, producto de la caminata que había realizado desde su comunidad para llegar a Quito, lo que le impedía caminar bien, pero esa noche escuchó que había represión y quiso salir a la calle a acompañar a sus hijos.

– Yo le dije usted quédese aquí ayude en la cocina, usted no puede caminar.  A las siete de la noche, él decide salir a luchar, a verme a mí, a mi hermano. No sé cómo salió del refugio. Ahí es lo que sucede el hecho, de que la Policía le dispara perdigón*, no sé cómo le llaman, y ahí va toda la Fuerza Pública encima de él. Ahí es lo que falleció, ya no aguantó el dolor y falleció –recuerda su hijo Ángel Tucumbi en una entrevista para INREDH.

La imagen de Inocencio herido circuló en varios chats. Esa es la imagen que Rodrigo Tucumbi, no quiere recordar. Su voz se pausa :

– Todo el mundo conoce la forma en la que mataron a Inocencio y es terrible. No quisiera recordar, es muy doloroso para la familia y para la organización. Fue atropellado brutalmente. Ni siquiera basta con el disparo, ahí pisotean con caballos. Salía parte de su cuerpo destrozado y rotos los huesos.

Inocencio murió por “golpes severos y el impacto de un objeto en la parte posterior de su cabeza” según la autopsia registrada en el informe de la Alianza de Organizaciones de Derechos Humanos. Pero la ministra de Gobierno, María Paula Romo, en Rueda de Prensa  junto al Comandante General de la Policía Nelson Villegas, afirmó que Inocencio falleció por una caída: “según la partida de defunción y el informe de la autopsia se confirma que murió por una caída, no de un golpe, no de una asfixia, sino de una caída”  deslindando toda responsabilidad a la Fuerza Pública.

 

– La ministra sale diciendo que es una caída. Yo quisiera decirle que yo estaba luchando. Como quisiera que la Ministra estuviese luchando ahí y hubiese visto toda la masacre que estaba ahí. Quisiera decirle que se mueva el corazón de ella, nosotros no somos un perrito de la calle, somos humanos como ella también –dice Ángel Tucumbi, hijo de Inocencio.

Para Ángel la muerte de su padre tiene clara relación con la represión de la Policía, aunque las autoridades de gobierno lo quieran negar. Recuerda que cuando estaba en el hospital  llegaron tres policías con un médico para realizar la autopsia al cuerpo:

– Vinieron y dijeron que van a hacer la autopsia los señores policías, quieren sacar de que mi papá muere cayendo, pero no es la verdad, la verdad es que le dispararon por la cabeza, esa es la verdad. Eso vinieron y no dejaron– relata Ángel.

 

***

El ataúd de Segundo Inocencio Tucumbi llegó al Ágora de la Casa de la Cultura el jueves diez de octubre protegido por una calle de honor. Miles de personas lo esperaban en medio de llanto, gritos de indignación, mientras varias religiosas entonaban una de las canciones de la tradición católica cercana a la teología de la liberación:  

“Un pueblo que camina por el mundo, gritando ven señor. Un pueblo que busca en esta vida, la gran liberación. Los pobres siempre esperan el amanecer, de un mundo más justo y sin opresión. Los pobres hemos puesto la esperanza en ti, libertador”

Una bandera de Ecuador y una wipala – bandera indígena y símbolo de la resistencia– cubrían el féretro, cargado por los Policías, quienes habían sido retenidos dentro del Ágora durante toda la ceremonia. La dirigencia indígena quería mostrar al gobierno y a los medios de comunicación –a quienes acusaban de ocultar la información y no decir la verdad– que los muertos en la protesta existían y que estaban ahí cargados por los propios policías, sin que los puedan ignorar. La esposa e hijos de Inocencio, sobre la tarima, lloraban abrazados.

En Cotopaxi, Inocencio fue recibido por miles de indígenas en la noche. Su padre, José Lusiano, lo estaba esperando. En una entrevista para TVMICC –televisión comunitaria del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi– trata de explicar las razones de la muerte de su hijo:

– Lo que pasa es que los señores empresarios, presidentes, señores policías,  no tienen respeto a los indígenas, no tienen respeto, no tienen compasión. La mayoría de los señores policías son del campo, hijos de indígenas mismo, militares también; algunos militares son mis sobrinos, primos que trabajan ahí. No se sabe muy bien  por qué causa el señor presidente quieren matar de hambre, quieren pisotear a los indígenas, sabiendo que del campo viven  la ciudad.

En Pujií, ese campo lejano que todos los días alimenta a la ciudad, nacieron tres, de los once muertos en el Paro de octubre: José Daniel Chaluisa, Abelardo Vega Caizaguano e Inocencio Tucumbi.  Las palabras de don Lusiano cobran el sentido de un trueno que antecede la lluvia.

 

***

 

Inocencio fue declarado héroe por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) quien decretó tres días de luto en las comunidades indígenas de todo Ecuador. Fue el primer nombre que conoció el país de uno de los fallecidos del paro, que después sumarían once. “La Asociación de Víctimas del Paro Nacional”, que agrupa a todas las personas víctimas de la represión, fue bautizada con su nombre. En Cotopaxi, Cantón Pujilí, donde se mira de cerca el cráter del volcán nevado activo más alto del mundo, jóvenes de la organización indígena preparan una escuela de formación política que llevará también su nombre. Dicen que así su muerte no será en vano, quieren que sea semilla.  Como dice el epitafio que Ernesto Cardenal –poeta, sacerdote, teólogo, defensor de la Teología de la Liberación en América Latina–  hizo para Adolfo Báez Bone, guerrillero nicaragüense asesinado en la dictadura de Anastasio Somoza:

“Te mataron y no nos dijeron dónde enterraron tu cuerpo, pero desde entonces todo el territorio nacional es tu sepulcro; o más bien: en cada palmo del territorio nacional en que no está tú cuerpo, tú resucitaste. Creyeron que te mataban con una orden de ¡fuego!. Creyeron que te enterraban y lo que hacían era enterrar una semilla”

 

Fuente:

– Wambra Medio Digital Comunitario https://www.facebook.com/WambraEC/videos/502992030549280/

– Inredh, TV Libre Ángel Tucumbi https://www.youtube.com/watch?feature=share&v=MVd-NXwDBRs&app=desktop

– TV MICC https://www.youtube.com/watch?v=QvpFdAulMjU

“Informe de verificación sobre DDHH durante el paro nacional y levantamiento indígena del 3 al 13 de octubre de 2019 en el Ecuador” elaborado por la Alianza de Organizaciones de Derechos Humanos conformada la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu), el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CDH), la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH), la organización Surkuna, la Fundación Idea Dignidad  y la organización Amazon Frontlines

– Reportaje Diario del Comercio: https://www.youtube.com/watch?v=r4pGUvcIKu8

– Entrevista a  Ángel Tucumbi  https://www.youtube.com/watch?v=_yC2Au7-gnM 

– Ministra de Gobierno María Paula Romo, Rueda de prensa.  (2019, Octubre 9). Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=OJAoJQ9bEtY  (min 49:15)

– Ministra  de Gobierno María Paula Romo – Rueda de Prensa. (2019, Octubre 10). Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=9aIrDoRIMAs

Comentar