Tiempo de lectura: 9 minutos

 

Olivia Zúñiga Cáceres, hija de Berta Cáceres:

Fue una mujer que pasó por el mundo haciendo surcos, sembrando su semilla por la justicia”

 

 

Entrevista a Olivia Zúñiga Cáceres

Por: Jorge Cano y Verónica Calvopiña

 

Transcripción de la entrevista: Jessy Quitiaquiez

Redacción: Génesis Anangonó

Edición editorial: Ana María Acosta

 

Publicado 19 julio de 2021

 

Tiempo de lectura: 9 minutos

 

 

Berta Cáceres era una lideresa campesina de la etnia Lenka de Honduras, fue asesinada la noche del 2 de marzo de 2016 en su casa, luego de ser amenazada e intimidada por oponerse, junto a su pueblo, a la construcción de una represa hidroeléctrica en el río Gualcarque, en el occidente de Honduras. En 2018 siete personas fueron juzgadas y condenadas por su asesinato, sin embargo, los autores intelectuales continúan libres.

El 5 de julio de 2021 David Castillo Mejía, expresidente ejecutivo de la empresa hondureña DESA, constructora responsable de la hidroeléctrica contra la que se oponía Berta, fue condenado como coautor en el asesinato de la ambientalista. Castillo recibirá una condena que podría ser de entre 20 y 25 años de prisión el 3 de agosto de 2021.

Olivia Zúñiga Cáceres, diputada hondureña e hija de la lideresa social, habla de la sentencia por el asesinato de su madre y lo que implica para su familia, para los pueblos originarios de Honduras y para la región, en materia de defensa de los derechos de líderes y lideresas del ambiente y los territorios.

 

 

¿Quién fue Berta Cáceres? 

Mi mamá fue una mujer que creció en la Esperanza Intibucá en Honduras, es una mujer hondureña de la etnia Lenka que desde muy joven estuvo organizada en frentes estudiantiles y que en su juventud también fue combatiente de La Rivera, del Frente Nacional de Resistencia Popular, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en Salvador. Posteriormente, después de los acuerdos de paz cuando concluyeron los conflictos armados en Centro América, ella regresó a Honduras a fundar la organización el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) organización que lideró junto a mi papá.

Lideró esta organización de resistencia, rebeldía indígena, de protección de los bienes comunes, de los derechos de las poblaciones indígenas y fue una mujer que estuvo toda su vida en lucha. Fue maestra y también una mujer muy literata, dormía muy pocas horas, leía desde las 5 de la mañana. La mirábamos activa, siempre informándose sobre todas las noticias a nivel mundial, leyendo. Era una mujer que siempre estuvo vinculada a los movimientos sociales de mujeres, de indígenas, campesinos, sindicalistas, obreros, estudiantes, comunidad LGTBI. Siempre fue una mujer que estuvo vinculada a todas las luchas por todos los derechos y por todas las causas justas en el mundo y eso pues le abrió camino a que, en el momento en que le asesinan, el mundo exige justicia para ella, porque fue una mujer que pasó por el mundo haciendo surcos, sembrando su semilla por la justicia, por la verdad, por la libertad, y yo recuerdo que siempre viajaba bastante en esa lucha y articulando luchas con las poblaciones indígenas de América del Norte, de América del Sur, de otros continentes. 

Mi madre tuvo 4 hijos, de los cuales somos 3 hijas y 1 hijo que vive en Argentina. Esa fue mi madre: una mujer feminista, una mujer que estuvo dispuesta a entregar su vida por la defensa de sus convicciones, por la defensa de los bienes naturales comunes y de su pueblo, de su país, de Honduras. 

A eso quisiera agregarle, que Berta Cáceres, además, fue una mujer internacionalista que estableció lazos y nexos con varias mujeres del continente en esta exigencia del respeto a los derechos de las comunidades.

 

 

 ¿Cuál es el estado de los proyectos extractivos, precisamente del proyecto hidroeléctrico en la comunidad Lenka?. Después de esta exigencia, de que se respete, de que se consulte, ¿Qué pasa con la política extractiva no solo en esta comunidad, sino como política de Estado desde el gobierno hondureño?

En 2009 se dio un golpe de Estado en Honduras en contra del entonces presidente José Manuel Zelaya Rosales. Fue un golpe de Estado que se dio precisamente para imponer un modelo de extractivismo minero, energético, de saqueo y despojo de nuestros territorios. Esto hoy se ha profundizado con las zonas especiales de desarrollo que violentan radicalmente la estructura del Estado hondureño y que, años más tarde, se convertiría en un archipiélago de sistemas jurídicos y de explotación laboral,  un paraíso fiscal para narcotraficantes y para cualquier empresa transnacional vinculada a cosas ilícitas. Incluso hay científicos europeos ya con procesos judiciales en su contra por experimentar en estos territorios, violentando los derechos fundamentales de los seres humanos con una lógica neonazi y que han comprado parte del territorio nacional, violentando la Constitución de la República. Eso pasó en el 2013 después del golpe de Estado.

Durante el golpe de Estado se concesionó más del 30% del territorio hondureño, se entregó a empresas para que explotaran la riqueza que tiene Honduras, la riqueza hídrica especialmente. Pero Honduras también es rica en minerales y tiene petróleo y tiene grandes riquezas, salidas hacia los dos océanos y pues al haber un gobierno espurio, gobierno golpista, gobierno vinculado al narcotráfico –como el de Juan Orlando Hernández–, debilitado el estado de derecho y debilitado en funciones y funcionarios públicos, un Gobierno incapaz de defender la soberanía, incapaz de defender al pueblo hondureño es un blanco fácil para estas grandes estructuras criminales transnacionales, que tratan de despojarnos de nuestros territorios, imponer un sistema de corporación – nación.

Actualmente, Honduras se encuentra en una situación muy difícil, luchando contra las medidas que se han tomado en este Congreso en alquiler. Un partido de Izquierda de oposición es la segunda fuerza política, sin embargo, ha sido imposible detenerlo a través de votaciones, porque el Partido Nacional es mayoría y se imponen a la hora de la entregar nuestros bienes naturales.

Para nosotros la movilización popular es lo más importante, la articulación de todos los sectores políticos y sociales en el país también, para impedir que nuevamente se violenten los artículos de la Constitución de la República y que se reelija un gobierno que ha saqueado y ha entregado todos nuestros bienes naturales comunes, pero no solo eso, sino que también ha perseguido y judicializado a las poblaciones indígenas y ha sido cómplice de asesinatos como el de Berta Cáceres. 

 

¿Cuál es el vínculo que tienen las empresas con la política del Gobierno hondureño y cuál es la relevancia que se haya sentenciado a David Castillo, expresidente de la empresa y de hidroeléctrica DESA?

Estás empresas vienen a corromper funcionarios públicos hondureños, vienen a sobornarlos. Hay un sistema corrupto que beneficia esa relación, que tiene el Gobierno de Juan Orlando Hernández, para explotar nuestros territorios y para que sea reelegido. Él está vinculado al narcotráfico, su hermano Tony Hernández está en Nueva York guardando prisión por ser considerado uno de los narcotraficantes más poderosos en Latinoamérica, por tráfico de miles de toneladas de cocaína hacia los Estados Unidos. Nosotros siempre hemos denunciado que estamos en un “Narco Estado”, eso es importante mencionarlo para comprender ese vínculo de por qué a este Gobierno no le interesa absolutamente nada. No solo es que no tenga ninguna memoria histórica, no solo que sea totalmente ignorante, no les interesa. Tampoco les interesan los derechos de las poblaciones indígenas y no solo es que no tengan dignidad ni que tengan el mínimo amor al país, sino que tienen intereses de quedarse impunes y, bajo ese parámetro, han entregado nuestra soberanía nacional para zonas especiales de desarrollo que van a hacer refugios a donde ellos van a poder librar las órdenes de extradición de los Estados Unidos.

El gobierno de Juan Orlando Hernández, el de Porfirio “Pepe” Lobo antes y el Gobierno golpista de Roberto Micheletti Bain han estado protegiendo a estos poderes: al poder económico de la empresa privada que hace comparsa con estas transnacionales y han estado protegiéndolos para que la justicia no llegue a ello; y para lograr, de manera corrupta y de manera ilegal, otorgarles concesiones sin que se cumpla el derecho a la consulta previa, libre e informada que establece el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el derecho al no consentimiento. Además de eso, violentan la Constitución de la República, los derechos internos y han logrado obtener permisos de operación que otorga licencias para suministro de energía y licencias ambientales de manera totalmente corrupta.

Estos son los gobiernos que, a través de diputados, alcaldes, ministros, funcionarios públicos, han otorgado de manera ilegal permisos. Entonces creemos que en el caso específico de mi mamá, este fallo condenatorio es histórico en este país donde ha imperado la  impunidad y constituye un precedente por la justicia de los pueblos oprimidos, despojados, explotados, asesinados en nuestros territorios, condenados a la más vil miseria, a la expulsión masiva de Honduras, desde donde salen caravanas de miles de hondureños con niños, mujeres, poblaciones indígenas hacia los Estados Unidos. Ahí van todas las personas perseguidas por este régimen dictatorial de Juan Orlando Hernández, ahí van todas las personas expulsadas de la violencia que han venido a ocasionar estas empresas en los territorios indígenas. Como por ejemplo en la población garífuna, que antes se iban solo los hombres ahora se van las mujeres con sus criaturas. Entonces el fallo condenatorio contra Roberto David Castillo, es una victoria para las poblaciones indígenas y es una victoria también para la familia de Berta Cáceres para el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), para el pueblo lenka

Nosotros después de 5 años de lucha incesante enfrentando a un monstruo que tiene todo el poder económico, enfrentando a la familia y hasta a los accionistas del proyecto DESA que son considerados, según la revista Forbes, como una de las 17 familias más poderosas en Latinoamérica. Los enfrentamos a pura dignidad, con la pura fuerza, con verdad y valentía; y nos quedamos en este país.  El día de la sentencia también ha sido un día muy triste para la familia, un día muy triste para recordar todo lo que hemos pasado para lograr llegar aquí.

Finalmente, el 3 de agosto se va a individualizar la pena, vamos a saber la sentencia, cuántos años de cárcel le toca, a pesar de que este hombre criminal está protegido por un Código Penal de la impunidad que aprobó el Partido Nacional en este país, por eso, el delito por el que él es procesado, “coautoría intelectual”, le corresponden de 20 a 25 años de cárcel, máximo 25 años de cárcel.  Entonces, este 3 de agosto vamos a saber, pero independientemente de eso, este fallo condenatorio ya constituye un paso importante para saltar a la tercera y última etapa. 

Esperamos que, en el proceso judicial de justicia para Berta, ya con este eslabón intermedio entre los sicarios, entre los autores materiales y la estructura superior a Roberto David Castillo, que era a quien le obedecían las órdenes, permita el vínculo no solo con los sicarios, sino que también con los autores intelectuales y por eso es tan importante este fallo. Esto debería permitir que, inmediatamente, el Ministerio público dé oficio haga requerimientos fiscales contra estos tiburones. Nosotros así lo hemos dicho, hemos estado luchando contra los peces, ahora vamos contra los meros tiburones. La lucha sigue, la lucha más dura apenas inicia, la lucha más fuerte y más peligrosa, empezado a partir del día que se emitió este fallo condenatorio. 

 

 

El caso de Berta Cáceres lamentablemente se repite a lo largo del continente en cuanto a la persecución de los líderes ambientales, por eso queríamos preguntarle, Olivia, si en el Congreso hondureño se están tratando o se ha intentado tener algunos Proyectos de Ley en cuanto a la defensa de las y los defensores.  

Sí, efectivamente, en este período yo presenté en 2018 un proyecto de ley que se llama Proyecto de Ley Berta Cáceres para la cancelación total de 49 concesiones para explotación hídrica minera, que se entregó durante el golpe de Estado que, como les explicaba, sirvió para imponer ese modelo extractivo y esos 49 proyectos hidroeléctricos. Mi mamá lo denunció hasta el final, hasta el momento en que la asesinaron.

El 28 de junio del 2009, hasta el día en que la asesinaron, ella pasó denunciando a pesar de que no era abogada. Interpuso una cantidad de acciones judiciales legales contra un montón de funcionarios para defender los bienes naturales comunes, los recursos. La gran mayoría de sus acciones legales fueron contra estas concesiones, que eran 49 específicamente, luego –de su fallecimiento– yo presenté este Proyecto de Ley en el Congreso, en 2018, para cancelar de manera total y definitiva, al menos 50 concesiones, por violentar el derecho a la Consulta de los pueblos indígenas, Consulta previa, libre e informada y por violentar el convenio 169 de la OIT, también presentamos varios Proyectos de Ley con la bancada del Partido Libertario y Refundación, para cancelar también se presentó un Proyecto de Ley de Consulta Previa, Libre e Informada, pero no somos mayoría.

Mi mamá trabajó desde el COPINH con la organización que lidera la mujer garífuna Miriam Miranda, muy conocida también en Latinoamérica, y ellas habían trabajado un Proyecto de Ley de Consulta Previa Libre e Informada de las poblaciones indígenas, ya que el Gobierno, el juez, la empresa privada había presentado otra que violenta el derecho de las poblaciones negras e indígenas. Entonces, como para contrarrestar esa ley que hemos detenido desde el Congreso nacional se presentó este proyecto y logramos detener que pase. 

La Ley de Consulta Previa Libre e Informada que pretende imponer el Congreso tiene la intención, apoyada por empresa privada hondureña y la Unión Europea, de debilitar el marco jurídico internacional y de quitarle atribuciones al convenio 169 de la OIT estableciendo que, en una situación de conflicto entre las poblaciones indígenas y las empresas, quién decide es el estado hondureño, no las poblaciones indígenas. En ese sentido, nosotros hemos hecho una lucha contra el Congreso Nacional y hemos estado también presentando los proyectos de Consulta Previa, Libre e Informada, alternativas en las que trabajó mi mamá y los que han trabajado las organizaciones que en realidad han hecho el trabajo de defensa y representación de las poblaciones indígenas de Honduras. 

 

 

Estimada Olivia, se viene para noviembre las elecciones generales en Honduras y sabemos que hay una corriente desde las izquierdas que tienen que ver también con la defensa de derechos humanos y del ambiente desde las mujeres.  Nos gustaría conocer más adelante cuál sería la propuesta que tienen para estas elecciones. Agradecemos su participación

Muchísimas gracias y con todo gusto siempre a sus órdenes. Gracias por abrir las puertas a la causa de verdad que hacer saludos que tengas un buen día. Un fuerte abrazo a la distancia desde las tierras de Berta Cáceres.