Por: Gabriela Gómez y Karla Morales

Miles de mujeres movilizadas en las calles por el aborto legal, seguro y gratuito en Argentina; todas con un pañuelo verde en sus manos, en sus cuellos, en sus cabezas, en sus mochilas, en las calles. ¿Cómo se formó esta masiva Campaña? ¿Cuál es la propuesta que se debatirá en el Congreso argentino?

María Alicia Gutiérrez
Foto: Internet

Wambra conversó con María Alicia Gutiérrez, socióloga, docente, investigadora de la Universidad de Buenos Aires e integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, quien estuvo en Ecuador para compartir su experiencia con organizaciones que trabajan por los derechos de las mujeres, los derechos sexuales y reproductivos, y especialmente el derecho al aborto.

 

 

 

¿Cómo empezó la campaña pañuelos verdes?

En la Argentina se constituyó, ya hace tres años, una Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito que abarca todo el país, con el objetivo de lograr la legalización del aborto. Esa lucha ha sido larga desde hace trece años y ahora, desde el mes de febrero de 2018, presentamos nuevamente nuestro proyecto de ley, es la séptima vez que lo presentamos, y comenzó un debate parlamentario.

Ese proyecto que nosotras formulamos con un mecanismo de política muy democrática que tiene la campaña, se hizo durante un año en Foros federales y después se discutió colectivamente en una Plenaria Nacional. Ese proyecto es el que lleva en este momento setenta y cuatro firmas de diputados de todos los partidos políticos y  de todas las orientaciones políticas.

El sistema parlamentario argentino hace que uno presente un proyecto con firmas de diputados por una cámara y se gira a comisiones donde se debate. Este proyecto se giró a la Comisión de Legislación General, a la Comisión de Legislación Penal, a la Comisión de Familia y Minoridad, y a la Comisión de Salud. Por decisión del conjunto de los diputados firmantes se decidió hacer plenaria de comisiones, o sea, que se hacen reuniones todos los martes y  jueves donde se presentan informantes, tipo audiencia pública, a favor o en contra.

El mecanismo que tiene el parlamento es que cada diputado puede invitar a cuatro personas a hablar, como son doscientos y pico de diputados van a exponer alrededor de mil personas, la mitad a favor, la mitad en contra.

La Campaña Nacional tiene una comisión de cabildeo parlamentario, que ha trabajado muy intensamente adentro del Parlamento para armar esas listas y la propuesta de personas que han hablado. Hasta ahora han hablado constitucionalistas, abogados, penalistas, médicos, sociólogos, artistas, testimonios de mujeres, testimonios de jóvenes de colegios secundarios, una multiplicidad de visiones.

 

Plantón frente a Congreso Nacional Argentino Foto: Agencia de Noticias RedAcción

En paralelo los días martes y jueves, afuera en la calle, se hace una gran movilización social de la campaña para acompañar todo.

Nosotras consideramos que ya logramos lo que llamamos la “despenalización social del aborto” porque nos han acompañado con firmas, con cartas de apoyo un enorme cantidad de colectivos sociales. Este debate continúa hasta el 31 de mayo, van a discutir digamos ¿qué   dictamen sacan los legisladores? y el día 13 de mayo se debatiría en el recinto.  Si del recinto sale un proyecto de ley en el sistema argentino pasa a la cámara de senadores, que es donde se vuelve a dar un debate, y si la cámara de senadores lo aprobara definitivamente el proyecto en ley.

 

¿El pañuelo verde es un símbolo, cómo lo miran?

Nosotros lo pensamos, los propusimos y hubo un cierto consenso de que el pañuelo verde, se expandiera a toda América Latina no con el logo de Argentina sino con un logo que diga 28S, Campaña por la Despenalización  y Legalización del Aborto  en América Latina y el Caribe. En Argentina este momento el pañuelo absoluto y totalmente un significante fuerte por las luchas del aborto legal.

En colegios, oficinas, universidades, clubes, bares y casas, el pañuelo verde se ha popularizado.
Foto: Revista Anfibia

¿Cómo lograr articular 500 organizaciones y movilizar permanentemente la Campaña por legalizar el aborto?

La Campaña está constituida por activistas, que como su nombre lo indica, están luchando por este derecho. Esto significa que todas las personas trabajamos en otros lugares para resolver nuestra vida cotidiana. Entonces lo que hicimos en la campaña, y tenemos muchos años de trabajo, es organizar distintos grupos, distintas comisiones para distintas actividades. Un grupo muy grande que trabajamos en los medios, hay otro grupo que trabaja con demanda, porque ha habido una demanda enorme en los colegios secundarios, universidades, institutos. Hay otro grupo que trabaja a dentro del Parlamento, la comisión de cabildeo y el lobby parlamentario. Hay otro grupo que organiza la calle.

Cuando digo la calle tenemos ahí un escenario con una multiplicidad de actividades que se organizan en función de una agenda o un cronograma, eso lo hacemos los días martes. Una movida -como lo decimos nosotros- tan impresionante que va tanta gente y terminan con un pañuelazo, que es una gran foto con todo el mundo con los pañuelos desplegados.  Los jueves lo que hacemos es poner lo que nosotras llámanos gazebo de la campaña con información, con pañuelos, con folletos y a veces viene gente a favor que hace alguna actividad, lo sostenemos tres o cuatro horas.

¿Un esfuerzo enorme de sostener?

Sí, es un esfuerzo enorme, titánico donde todas la activistas estamos realmente poniendo el cuerpo a full en este proceso. Si bien el debate se da en la ciudad capital en Buenos Aires porque ahí está el Congreso Nacional, cada provincia hace lo mismo los martes y los jueves en espacios públicos de sus provincias para acompañar el debate que se está dando dentro del Congreso.

¿Macri dio paso al proyecto, ¿cómo se logró esto y cómo comienza a generarse la movilización alrededor del debate?

Existe una organización importante, una organización que ya viene participando en actividades, en marchas, por todas las  demandas del movimiento feminista y en particular por el aborto.

Las marchas por “Ni una menos”, la organización de las marchas del ocho de marzo por el Paro Internacional de Mujeres y estuvimos en el Encuentro Feminista América Latina y Caribe. El año pasado hicimos una concentración para el 28 de septiembre que llamamos “El Grito Global” que se hizo en varios lugares.

Yo creo que en esta situación se conjugaron y a veces pasa, quizás medio azarosamente, una serie de cuestiones. Creo que una cuestión fuerte fue la convocatoria de un programa de televisión del medio día, que es de alguien de la farándula que llevó a gente a hablar sobre acoso y abuso. La persona que va invitada al primer momento habla de acoso y de abuso, que es el tema, y finalmente dice “yo aborte, me hice un aborto”. Al día siguiente este mismo periodista vuelve a invitar a su programa a una periodista argentina, Luciana Peker, que siempre ha acompañado la cuestión del aborto y que sabe mucho sobre abuso y acoso.  Entonces ella habla de abuso y acoso pero al final dice “acá el debate que está faltando es del aborto”.  El conductor -yo creo que muy vivo frente a como se había planteado la problemática y la audiencia o el rating que podría llegar a tener- lanza una apuesta y dice “acá tienen un espacio para eso”.

¿Cómo se concretó ese espacio, como un espacio para debatir el aborto? Ahí la campaña se activó inmediatamente para llegar al programa, llegar al conductor, mandarle pañuelos, folletos, contenidos. Así lo logramos. A partir de este programa que está muy caratulado como de la farándula y que tuvo mucho éxito, estas tres o cuatro personas que hablaron de aborto con el pañuelo verde puesto, provocaron un estallido en los medios.

En ese estallido social nosotras hacemos una convocatoria el 17 de febrero lo que llamamos “El Pañuelazo” frente al parlamento para exigir la ley, eso fue un éxito descomunal. Calculamos que fueron alrededor de 5000 personas, muchísimas jóvenes, fue un gran éxito. Yo creo que la combinatoria de los medios, más la demanda fuerte callejera frente al Congreso, la cual bajaron varias diputadas que están a favor,  llevó al gobierno a decir que habilitaría el espacio en el Parlamento para debatir.

Esta habilitación nos hizo acelerar a nosotras un proceso para la presentación del Proyecto con 71 firmas, que lo encabezan cuatro mujeres de cuatro partidos distintos. Se logró muy rápidamente una estrategia de la campaña con las legisladoras, se presentó el seis de marzo y ahí comenzó todo el proceso que estamos viviendo ahora.

Fue enorme la explosión de la demanda de los medios. Medios que nunca nos habían llamado, en los medios alternativos siempre fuimos convocadas, pero todos los medios nacionales, todos los medios hegemónicos y muchos programas de televisión, muchos artículos de diarios, revistas, fanzines nos empezaron a pedir artículos, opiniones. Fue realmente un estallido, y ahí sí la organización de la campaña tuvo que articular una estrategia de que fuéramos a los medios. Hubo una compañera que centralizaba la demanda de los medios, y ahí tomamos una estrategia de no concentrar en algunas vocerías, sino que en los medios fuéramos muchas, diversas, que no estuviera siempre la misma cara, que hubieran mujeres grandes con trayectoria, que hubieran jóvenes, que hubiera de todo un poco, una gran variedad.  En esa estrategia  de trabajo colectivo y de pensar que esta es una lucha colectiva, no de una organización o de un grupito, fue que pudimos cubrir todas las demandas.

 

El proyecto plantea la despenalización y la legalización del aborto. ¿Qué significa esto?

Nuestro proyecto habla de despenalización y legalización del aborto, tiene artículos específicos para que se saque del Código Penal. ¿Por qué despenalización? ¿Qué supone?  Supone que no sean condenadas ni las mujeres ni los médicos que hacen la práctica. Pero eso, a nosotras no nos alcanza porque ya tenemos causales. Entonces lo que queremos es la legalización. Esta supone el hecho de que existan políticas públicas, que el Estado se haga cargo de un derecho, que se formulen, evalúen, monitoreen  para ampliar el acceso universal  y gratuito a todas las mujeres  en el Sistema de Salud.

El Sistema de Salud de Argentina tiene como tres patas: sistema público, sistema de seguridad social u obras sociales y el sistema privado. Al legalizarlo es obligatorio a todos los tres sistemas. Pero nos importa mucho que sea en el sistema público porque el sistema público argentino es universal y gratuito. Entonces eso garantizaría la implementación y la posibilidad de que todas las mujeres tengan un acceso y romper con este problema del aborto clandestino o uno de los problemas que es la injusticia social ,y el hecho de que las que  tienen más dificultades de acceso a un aborto seguro en la clandestinidad son las mujeres más vulnerables. Y que las estadísticas  de muerte y morbilidad materna generalmente recaen en sectores que no  tienen recursos ni económicos, ni simbólicos para saber a dónde acceder a un aborto seguro.

Afiche de convocatoria para el plantón por el #AbortoLegalYa para el día de votación en el Congreso argentino.
Foto: Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito -Rosario

¿Cómo participaron las mujeres trans  la propuesta?

En la Argentina viene habiendo un proceso largo de muy importantes organizaciones LGBTI que realmente disputan  y han disputado leyes muy importantes como la Ley de Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género. Entonces la Campaña también ha incorporado LGBTI no tan fácilmente con conflictos, debates, no vamos a decir que es una cosa abierta, pero se han incorporado compañeros gays, compañeras lesbianas, una gran diversidad.

De esa diversidad cuando se armaron los foros nacionales para debatir el proyecto, siempre se pensó que fuera para las mujeres y toda persona con capacidad de gestar. Esto que se pensó no fue sin debate interno, y de hecho en la plenaria nacional del año 2015 cuando se termina de definir el Proyecto ahí hay un debate muy grande  de poner a toda mujer y a toda persona. Finalmente gana que en el artículo 10 poner a todas las personas con capacidad de gestar  acorde a los principios de la ley de  identidad de género. Y ese artículo incluye y le cabe todos los principios de la ley a las personas trans.

 

¿Cómo miras que el grito de aborto legal y la campaña en la incidencia regional?

Nosotros en la plenaria 2016 planteamos que es muy importante que esta Campaña se regionalice. En el sentido en que padecemos problemas parecidos, con diferencias, pero parecidos de la ilegalidad del aborto. Una regionalización podría apoyar mucho los procesos nacionales. A mitad de año nos contactan desde Nicaragua para ver si queríamos asumir la coordinación de lo que fue la campaña el  28 de septiembre por la Despenalización y la Legalización del Aborto en América Latina y el Caribe, campaña que se creó en los años 90, pero que estaba un poco silenciada o inactiva. Eso lo asumimos el año pasado formalmente en el Encuentro Feminista de América Latina y el Caribe.

Entonces empezamos por armar toda la base de datos que estaba muy antigua, empezamos a armar propuestas para conseguir financiamiento para la campaña, armamos un grupo dentro de la campaña nacional que está trabajando para la 28S, y empezamos a sacar una serie de comunicados frente a casos como Chile, Bolivia, ahora frente a Nicaragua, pero sinceramente nos llevó puesta la ola del debate de la Ley en Argentina.

Por ahora esta armada como campaña regional, estamos buscando recursos para armar un gran evento regional, estamos acompañando como vine a Ecuador a las demandas que aparezcan, ya nos llamaron de Perú, Brasil, algunos grupos de México. Tenemos la impresión de que puede llegar a fortalecer infinitamente todos los procesos en la región, incluidas a nosotras las argentinas.

 

ESCRIBE TU OPINIÓN