Tiempo de lectura: 3 minutos

Hay quienes sueñan con monstruos:

¿Quién sostuvo al movimiento indígena?

 

Otras Voces / Opinión

Por: Milena Almeida

Durante los 11 días de Huelga Nacional se construyeron imaginarios de una huelga financiada por el correismo, luego por Maduro. Parecía que muchos medios tenían un guión claro, mantener a Lenin Moreno y construir los elementos necesarios para convencer al pueblo que se fraguaba un intento de golpe de Estado. Pero la pregunta a responder es: ¿quién sostuvo durante once días al movimiento indígena?.

Doña Carmita, la costurera de la subida a La Gasca, ella financió al movimiento indígena. Sin redes, sin preparación formal en la política, reunió a la familia para preparar unos sanduchitos, porque sabe que en la Central están sus hermanos de Cotopaxi y han de tener hambre, y han de tener frío también. Por eso lleva la cobijita más abrigada, los zapatos fuertes del hijo, esos de planta resistente para que caminen y unos trapitos cortaditos para ponerles agua bicarbonato para que no les haga mal las bombas lacrimógenas.

Y financiaron las familias de Guayllabamba que reunieron a las comunidades para recoger los mejores aguacates, porque la comidita es más rica si le ponen aguacate al locro, pero también quintales de pepinillos para una ensaladita, y cebolla para la sopita de fideo, y agüita para que no tengan sed.

Y los estudiantes de Tena que recogieron medicinas, porque falta paracetamol y zablón. Luego era un camioncito con vendas, algodón, esparadrapo.

Financiaron los barrios de Toctiuco, La Comuna, Las Casas, de allí bajaron familias a cocinar, para que nunca les falte arrocito y caldito caliente, ellas venían con su tablita de picar y el cuchillo más afilado para preparar el mejor picadillo.

Ese es el monstruo con el que sueña Moreno, un pueblo que se levantó para sostener la Huelga, el Paro Nacional. Ese monstruo es el vecino que cogió la escoba para barrer, ese monstruo es la peluquera, el albañil, la costurera, el gremio de panaderos que no dejaron de elaborar pan, cientos de cajas de panes de todo tipo, injertos, mestizos, manitas, empanadas.

Ese monstruo está despierto señor Moreno y está en su pesadilla.

 

Comentar