Tiempo de lectura: 2 minutos

por @kinoraxx

“Las semillas genéticamente modificadas pueden cuadruplicar la producción y sacar de la miseria a los sectores más deprimidos”[1] Con este argumento, el Presidente Rafael Correa defendía un cambio en el artículo 401 de la Constitución que declara a Ecuador como un país libre de transgénicos. Y este cambio constitucional no estaría tan lejos después de que se anunció a finales del 2015, el envío de nuevas enmiendas. Pero ¿realmente los transgénicos pueden cuadruplicar la producción agrícola y sacarnos de la miseria?

Para empezar hay que decir que los transgénicos son semillas genéticamente modificadas, así en una planta como el maíz o la soja se insertan genes de bacterias, creando un organismo que no existe en la naturaleza. El transgénico más cultivado en el mundo es la soya resistente al Roundup, producida por Monsanto.

Miguel Altieri[2], profesor de Agroecología de la Universidad de California (EEUU), cuestiona el hecho de que se piense en sembrar transgénicos en Ecuador, pues según manifiesta, este tipo de cultivos no reducen el hambre, ni la pobreza puesto que de los 180 millones de hectáreas con cultivos transgénicos en el mundo, solo la soya y el maíz son alimento y sirven sobre todo para la fabricación de biocombustibles, y en Europa, son alimento para el ganado de cerdos y vacas, “no hay una hectárea de transgénicos que alimente la humanidad”.

Las empresas que monopolizan la producción y venta de transgénicos en el mundo son Monsanto y Syngenta. Estas empresas han sido señaladas por varias organizaciones por un supuesto lobby ante las autoridades de varios países para modificar sus leyes y permitir la entrada de transgénicos en sus países. Así, a un mes del derrocamiento de Fernando Lugo en Paraguay, el nuevo gobierno aprobó mediante decreto presidencial el uso de maíz transgénico[3]. Por tal razón, el profesor Altieri menciona que hay una especie de seducción sobre los países llamados subdesarrollados para hacerles creer que al adoptar los transgénicos, se están embarcando en el tren de la biotecnología obligatoriamente.

Si en Ecuador se cultivan semillas transgénicas serían sobretodo de maíz duro y soja, y estos cultivos se ubicarían en la costa, donde coincidentemente hay la mayor concentración de tierra y de agua en manos del agronegocio. Pero esto tampoco significaría que estos cultivos vayan para la alimentación, al menos no para la ecuatoriana.

El Dato

– Según   Olivier De Schutter, Relator Especial sobre el Derecho a la Alimentación de la ONU “Hoy en día existe evidencia científica que demuestra que los métodos agroecológicos superan al empleo de fertilizantes químicos en el fomento de la producción de alimentos, donde hay necesidad de alimentos, y en entornos desfavorables”. Informe “Agroecología y el derecho a la alimentación” se presentó el 8 de marzo de 2011

 

[1]          . Correa dice que prohibición constitucional de transgénicos es un «error». Artículo El Comercio 27 de Septiembre de 2012.

[2]          . Entrevista con Miguel Altieri. Programa Ojo de Agua en Wambra Radio. 12 de julio 2013.

[3]          . Más información en: http://www.wri-irg.org/es/node/21046

Comentar