Tiempo de lectura: 7 minutos

Del paro de Octubre a un gobierno indígena insurgente

 

Por Alejandro Moreano*

Foto de portada: movilización en Quito durante Paro Nacional y levantamiento de Octubre 2019

 

Las voces jubilatorias de Pachakutik, Conaie y del “progresismo” proclaman con razón que el considerable triunfo electoral del 7 de febrero fue la concreción de las grandes jornadas de Octubre de 2019, que tuvieron al movimiento indígena como actor fundamental, además de trabajadores, estudiantes, profesores, pobladores de barrios y ciudades pequeñas, izquierdistas radicales y progresistas incluidos,  que convirtieron a Ecuador en una sociedad plurinacional y una fiesta  insurgente.

 

El triunfo de Octubre en las elecciones 2021

Sorprende encontrar afirmaciones tanto de la candidatura de Pachakutik, incluida la izquierda radical, cuanto de las filas del “progresismo” que proclaman los resultados de las elecciones del 7 de Febrero de 2021 en Ecuador como una contundente derrota del neoliberalismo, refiriéndose a Guillermo Lasso, Nebot y Lenín Moreno. El triunfo de las dos tendencias de izquierda sobrepasan el 50 por ciento de los votos, tal como ocurrió en las elecciones bolivianas, donde la candidatura de Luis Arce del MAS, integró los votos de movimientos indígenas y progresistas, alcanzando el 55 por ciento del total.

La derrota del neoliberalismo sería aún más espectacular si consideraríamos la votación de la Izquierda Democrática, partido que tiene su historia en la época de Rodrigo Borja, enemigo de la derecha de Febres Cordero y Nebot y proclive a posiciones desarrollistas. La votación ecuatoriana del 7 de Febrero se parecería entonces a la del referéndum de Chile en que las posiciones de la derecha tuvieron apenas el 20 por ciento del total de votos. En efecto, en el Ecuador, la derecha abiertamente neoliberal tuvo apenas el 20 por ciento de los votos.

Las elecciones de asambleístas nacionales rubricarían esta tendencia. El progresismo con el Centro Democrático- UNES (partido de Correa), además de Pachakutik e Izquierda Democrática, suman aproximadamente 95 asambleístas; la Derecha, PSC y CREO, apenas 30 legisladores. Por otro lado, la derecha más recalcitrante hizo sus propios cálculos y vociferó que el gran derrotado fue el “correísmo”, pues los votos de Lasso, Yaku Pérez, Hervas y de los otros doce candidatos suman cerca del 70 por ciento del total.

En gran medida, el sentido de estas elecciones y de la política de la última época está marcado por la hegemonía de una contradicción fundamental: antineoliberalismo o anticorreísmo. 

 

El movimiento contra el neoliberalismo y el Gobierno de Moreno

Las voces jubilatorias de Pachakutik (PK) y del “progresismo” proclaman con razón que el considerable triunfo electoral del 7 de febrero fue la concreción de las grandes jornadas de Octubre de 2019 que tuvieron al movimiento indígena como actor fundamental, y a los trabajadores, estudiantes, profesores, pobladores de barrios y ciudades pequeñas, izquierdistas radicales y progresistas incluidos,  que lo acompañaron y convirtieron al Ecuador en una sociedad plurinacional y una fiesta  insurgente.

Leonidas Iza estimó que la segunda vuelta a la que ha llegado Yaku Pérez no se debe al candidato por Pachakutik, sino a un apoyo al levantamiento popular de Octubre. Es muy claro al respecto: “No es el apoyo al candidato, es el apoyo al levantamiento de Octubre”. En La Línea de Fuego, en octubre 19 de 2020, me permití declarar: “Difícil respuesta, yo esperaría que no pero es posible que le quite fuerza, sobre todo porque la conducción de Pachakutik es medio lamentable o sea Pachakutik actúa por su lado y ha dejado abandonada a la Conaie. Pienso que Leonidas Iza era una figura más significativa en el sentido de aglutinar a las fuerzas populares. De todas maneras, Yaku Pérez es lo más avanzado de la papeleta electoral y hay que apoyar a lo más avanzado.  Hay que apoyar a la CONAIE y al movimiento indígena, el sujeto histórico fundamental del pueblo ecuatoriano”.

De hecho, tal es la posición de muchos dirigentes y activistas populares, escritores, intelectuales, feministas, ecologistas y otros luchadores populares. Discrepan de Yaku Pérez por sus diversas ambigüedades, por su “tibia posición” en el Paro de Octubre [3], tal como lo señaló el abogado de la Confederación de Nacionalidad Indígenas del Ecuador (Conaie), Carlos Poveda: “Llama la atención el silencio de Yaku Pérez respecto a lo ocurrido en Octubre de 2019”[4], pero aún así apoyan al movimiento indígena. Sin duda, hay que estar donde está el movimiento indígena, donde está la CONAIE. Quizá la mejor formulación de esa paradoja sea la siguiente:

Las “debilidades” de Yaku Pérez han sido varias: el apoyo a Lasso en la segunda vuelta de 2017; y, su rechazo a la figura de Evo Morales que lo hizo coincidir con los autores del golpe de Estado del 2019 al 2021, por lo que no fue invitado a la asunción de la presidencia del compañero Luis Arce. Pero también sus fortalezas. Cabe insistir  aquí en que el reconocimiento de Yaku como nombre político es uno de los aciertos de Pachakutik, y la crítica que se le hace por tal motivo, una muestra de intolerable racismo como lo ha señalado con gran agudeza e integridad, David Chávez, investigador próximo al progresismo.

 

El movimiento indígena como sujeto histórico

Y es que el movimiento indígena -concentrado en la Conaie- es el sujeto histórico fundamental de nuestra historia y de nuestro porvenir. Siempre ha mostrado, como dije en otra ocasión, una extraordinaria inteligencia política. Por eso, Leonidas Iza, el favorito para ser candidato y la gran figura de la Conaie, aladeado por Pachakutik a pesar de su enorme apoyo y prestigio popular, se movilizó a favor de la candidatura de Yaku Pérez.

Las maniobras sobre todo del vicepresidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Enrique Pita García, partidario de Lasso, por manipular el recuento final de los votos para promover la candidatura de CREO, y la firme respuesta de Yaku Pérez, han gestado la perspectiva de un eventual nuevo Levantamiento Indígena que transformaría de raíz estas elecciones y que daría a la Conaie un peso renovado tanto en la cuestión electoral como en la política general del Ecuador. Leonidas Iza, una vez realizada las elecciones, se está movilizando con sus bases en la perspectiva de un nuevo Paro para defender la participación de la candidatura de Pachakutik en la segunda vuelta. Blanquita Chancosa y otras y otros dirigentes indígenas están actuando en la misma dirección. 

Tal movilización daría a la Conaie una mayor capacidad de presión sobre la candidatura de Pachakutik y un eventual futuro gobierno.

 

Pachakutik y Conaie

Y es que entre el Programa de la Conaie y el que guía la campaña de Pachakutik y los pronunciamientos de Yaku Pérez, hay varias diferencias. En el 2019, luego del Paro de Octubre, el Parlamento de los Pueblos elaboró un programa de gobierno que fue leído en Sesión Solemne por la compañera Blanquita Chancosa. Dicho Manifiesto no hacía sino recoger programas  anteriores desarrollados desde el Levantamiento de 1990 con el liderazgo de Luis Macas. Sin embargo, el programa que la candidatura de Pachakutik ha levantado no se compadece por completo con el Programa de la Conaie y del Parlamento de los Pueblos.

Una rápida revisión de los pronunciamientos programáticos de Yaku Pérez nos muestra algunas tesis correctas y otras discutibles. 

Entre las correctas se puede destacar que sin duda, Yaku Pérez ha sido figura indiscutible en la lucha contra el extractivismo llevada a cabo por el movimiento indígena. Fue el líder y dirigente de los cuatro movimientos emprendidos por la Conaie en contra de la explotación minera promovida por el Gobierno de Rafael Correa: 1) En el 2009, cuando la Conaie y las Juntas de Regantes y Agua Potable realizaron una  Marcha por la Defensa del Agua y el Estado Plurinacional; 2) Las caminatas de 2010 en defensa de nuestros territorios; 3) La marcha de marzo de 2012, a propósito de  la firma del contrato con la empresa china Ecuacorrientes para explotar cobre en Zamora Chinchipe; 4) En agosto del 2015, la marcha que partió desde Zamora Chinchipe también por la defensa del agua contra la minería.

En estos días electorales fue decisiva su participación en la Consulta Popular para bloquear la minería cercana a los ríos que cruzan la ciudad en Cuenca  y que triunfó abrumadoramente el 7 de febrero. En este punto, el candidato de PK ha planteado convocar a una Consulta Popular Nacional que prohíba la minería metálica en el Ecuador. Cabe preguntarse empero por la producción petrolera.

Otro punto es la campaña electoral de Pachakutik ha movilizado activamente a las comunidades indígenas y campesinas y otros sectores populares del Ecuador, consolidando así un poderoso movimiento social y político. La campaña de Pachakutik ha logrado expresar y fortalecer el sentido de identidad del movimiento indígena. En esa perspectiva, particular importancia de la campaña ha sido postular acciones a favor de la producción de medianos y pequeños productores y comunidades, proponiendo varias medidas, entre ellas, la  exoneración de impuestos a la importación de equipos para la producción agraria y artesanal.

Entre las tesis discutibles tenemos: “El respeto al Estado de derecho dentro y fuera del país, el respeto a la propiedad privada y el pago de las deudas legítimas”. Entre las deudas “ilegítimas” se menciona exclusivamente a las contraídas con China. Esta posición contradice la levantada por los movimientos radicales, progresistas y de izquierda de América Latina y del mundo, incluidos algunos gobiernos, que postulan el no pago de la deuda externa o, por lo menos, su renegociación. Sorprende la mención de las deudas con China como las únicas ilegítimas. No se trata, por supuesto, de pagar las deudas con China, sino todo lo contrario: renegociar todas las deudas e incluso no pagarlas.

Respecto a la presión para imponer la repatriación de todo o parte de los 30 mil millones de dólares que nuestros gran millonarios tienen en los paraísos fiscales, Yaku Pérez se opone a toda presión y postula, más bien, la invitación a que retornen ofreciéndoles garantías fiscales como la rebaja del Impuesto a la Renta (IR).  La tesis anterior  va además acompañada del ofrecimiento a eliminar el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD). Los dos postulados son inequívocamente neoliberales.

Otras tesis: La posibilidad de llamar a la banca extranjera como mecanismo para presionar la baja de los intereses para los préstamos de todo tipo. De hecho, aquí ya hay bancos extranjeros. El planteamiento también es claramente neoliberal; y el apoyo a los antiguos mecanismos de seguridad social de los militares al grito de ¡vivan los militares en servicio pasivo y activo!.

Leónidas Iza ha sido muy enfático en cuestionar dichas líneas programáticas de la candidatura de Pachakutik y llamar a una presión para que el brazo político de la Conaie asuma el programa del Parlamento de los Pueblos. Enfáticamente ha planteado grandes líneas programáticas insoslayables:

  1. Oposición radical al extractivismo que no requiere necesariamente de una consulta general en el país sino aplicar las leyes actuales. 
  2. No a la trasnacionalización de la banca.
  3. No a la privatización de las empresas públicas. 
  4. No a los acuerdos con el FMI ni a un Tratado de Libre Comercio (TLC), lo cual incluye la renegociación o no pago de la deuda externa.
  5. Sí, a la lucha contra el neoliberalismo global, la dominación imperialista de las corporaciones multinacionales y el Estado de los EE.UU., y por la unidad antimperialista latinoamericana.

Es urgente el rechazo militante al fraude electoral,  retomando la insurgencia del Paro de Octubre contra el neoliberalismo, algo que aseguraría la perspectiva de un gobierno indígena afianzado en la movilización de las comunidades de base, indígenas, campesinas, sindicales y barriales, contra el neoliberalismo y el capitalismo.

Empero, la posibilidad de la reedición de un nuevo Octubre en contra del fraude electoral y de Lasso y el neoliberalismo, ha terminado en una negociación (o acuerdo) entre Yaku Pérez y Guillermo Lasso, orquestado sobre la oposición común al llamado correísmo. Tal como lo dice Leónidas Iza:

“Estamos vigilantes que la reunión entre @yakuperezg y @LassoGuillermo no sea un acuerdo con la derecha.
Esto sería ilegítimo e inconsulto con las bases de @CONAIE_Ecuador y Pachakutik. Nuestra lucha es contra la derecha neoliberal que saqueó el país, venga de donde venga” en un tuit.

— Leonidas Iza Salazar Oficial (@LeonidasIzaSal1) February 12, 2021

*Alejandro Moreano es uno de los mayores exponentes de la tradición crítica ecuatoriana. Infatigable pensador en torno a la historia política y cultural del país, la emergencia de la modernidad, la idea de emancipación y la crítica al poder, la creación literaria en Ecuador y América Latina.