Tiempo de lectura: 2 minutos

A 5 años de la muerte de Valentina Cosíos Montenegro se inició la audiencia preparatoria y evaluatoria del juicio por el presunto delito de homicidio culposo en contra de la niña. Ruth Montenegro, madre de Valentina, lideró el plantón en los exteriores del Complejo Judicial Norte donde, además se realizó la audiencia.

“El caso de Valentina es el caso de tantas otras niñas y mujeres que han muerto a causa de la violencia de género. Seguimos exigiendo justicia por todas nuestras hijas”, manifestó Ruth. 

El sonido de los tambores de una batukada feminista y fotos de Valentina acompañaron el plantón, que se desarrolló en el Complejo Judicial  este 2 de diciembre pasado. Al plantón asistieron colectivas y organizaciones feministas quienes junto a Ruth, exigen verdad, justicia y reparación para la familia. 

Valentina Cosíos tenía 11 años, asistía a la Unidad Global del Ecuador y se preparaba como flautista en el Conservatorio Nacional de Música. La mañana del 24 de junio de 2016, su madre Ruth Montenegro la encontró sin vida en los patios de su escuela. Desde el día anterior, ella denunció su desaparición, y comenzó su búsqueda. 

Recién este 2021, la justicia avanzó y levantó responsabilidades penales en contra de cuatro maestras y del rector, quien a la vez, era dueño de la escuela Global del Ecuador. En la Audiencia de Vinculación, la Fiscalía aseguró que tenía elementos de convicción que harían presumir su responsabilidad en el caso, al no haber activado ningún protocolo para resguardar la seguridad de la niña, que se encontraba en el colegio fuera del horario de clases. 

Ruth Montenegro, en el plantón previo a la audiencia, llamó a que el juez “tenga la claridad y coraje suficientes para sentar un precedente para todas las instituciones educativas del país, sean estas fiscales, fiscomisionales y particulares, para quienes la vida de nuestras hijas se ha convertido en un mero negocio”. 

También aseguró que dentro de las instituciones educativas se inclumplen estándares de ciudado para niñas y niños, y señaló que en muchos casos, “impunemente se dan situaciones de abuso, acoso, violación e incluso muerte”. Acciones que señaló, se dan bajo la “completa indiferencia estatal”. 

Luego de cinco horas de audiencia, el juez decidió suspender el proceso.  Para Ruth, el poder económico ha primado en este caso y ha hecho que se mantenga impune. “La lucha de Justicia para Valentina, la lucha por la no impunidad de su muerte, es una lucha por la no repetición del horror que ella vivió aquella tarde, en la historia de ningún otro niño, de ninguna otra niña”, aseguró.