Tiempo de lectura: 7 minutos

El no de la Asamblea a las mujeres y niñas

Por: Ana Acosta @yakuana

Tiempo de lectura: 7 minutos
 

La noticia se escuchó como un eco lejano.

– ¡No pasó, no pasó!.

Cientos de mujeres, con pañuelos verdes, en su mayoría jóvenes, expectantes en el exterior de la Asamblea Nacional recibieron el mensaje: por apenas cinco votos, no fue aprobada la reforma al artículo del Código Integral Penal (COIP) que buscaba ampliar las causales para un aborto no punible, entre ellas la causal por violación.

Los votos a favor fueron mayoría –65 votos– pero estos no alcanzaron para que la reforma pase. Los votos en contra sumaron apenas 59, las abstenciones seis, las ausencias siete. Estas dos últimas marcaron la diferencia. La asambleísta independiente María Mercedes Cuesta, una de las más activas en defender la causal de Aborto por Violación durante los debates previos, se ausentó de la sesión; mientras que otras asambleístas como Jeannine Cruz, Tanlly Vera, Fernando Callejas, del partido CREO, que se habían pronunciado a favor de la reforma, se abstuvieron.  Esto generó el rechazo de organizaciones de derechos de las mujeres y derechos de las niñez agrupadas en la campaña “Déjame Decidir. Aborto por Violación”.

Antes de la votación varios asambleístas pidieron revisar un texto del documento. La asambleísta Ximena Peña, presidenta de la Comisión de Justicia, quien asumió la dirección de la reforma en reemplazo de Marcela Aguiñaga, tomó la palabra para informar que había “un error en el texto”.  El secretario de la Asamblea había omitido en el documento para votación, el tiempo límite de catorce semanas. Además asambleístas como Viviana Bonilla y Luis Pachala, caminando por los curules, afirmaban que se buscaba “permitir el aborto de niños con síndrome de down”. La médica y activista feminista Virginia Gómez de la Torre, de Fundación Desafío explicó a Wambra que estos asambleístas “mostraron un texto forjado y mentiroso”, lo que generó la abstención varios asambleístas a último momento, uno de ellos Fernando Callejas. 

  Causales para un aborto legal ya presentes en el Código Penal:

1. Cuando es consentido por la mujer y se lo hace para evitar un peligro en su vida o su salud

2. Cuando el embarazo es consecuencia de una violación a una mujer con discapacidad mental.

  Causales de la reforma que no se aprobaron:

1. Si el embarazo es consecuencia de una violación, violación incestuosa y en el caso establecido en el artículo 164 de este Código.

2. Si el embrión o feto padece una patología congénita adquirida o genética incompatible con la vida extrauterina independiente, en todo caso de carácter letal.

Después se solicitó la reconsideración de la votación, pero esta no pasó. Las causales legales permanecerán igual que hace ochenta años. En el exterior  de la Asamblea los gritos de rechazo se escucharon en el plantón de organizaciones de mujeres y feministas.

– ¡Asesinos, asesinos, asesinos son ustedes en abortos clandestinos las que mueren son mujeres!

La Policía respondió con gas pimienta contra varias activistas feministas que empujaban las vallas. Mientras que al otro lado de las rejas,  grupos religiosos, con parlantes y  tarima realizaban una misa campal.

– ¡Cristo vive en mi Aleluya, Cristo vive mi! – cantaban  varias personas con pañuelos celestes, camisetas blancas, algunas monjas, sacerdotes, en su mayoría adultos mayores y unos pocos jóvenes con banderas rojas con  la insignia de Tradición y Acción Pro Cultura Occidental. Esta agrupación en su página web define sus objetivos como una “asociación civil de inspiración católica, cuya finalidad es defender los principios básicos de la Civilización Cristiana, por medio de la formación moral de jóvenes”. Para ellos, el aborto “siempre ha sido principalmente una batalla religiosa, y esta práctica infame es una grave ofensa a Dios nuestro Señor”. A este lado el gas pimienta llegaba tenue por efecto del viento, mientras la Policía permanecía inmóvil.  En el micrófono la voz de Amparo Medina, una de las representantes de los grupos religiosos más conservadores, agradecía a los asambleístas que votaron en contra y a Dios.

Al siguiente día los rostros de 59 asambleístas que votaron en contra de estos artículos de la reforma, que no asistieron o se abstuvieron, fueron colgados en un muro al que activistas feministas llamaron “El muro de la Verguenza”. Los rostros fueron manchados con sangre.

–Ahí están, esos son los que encubren la violación– acusaban a las fotografías.

 La respuesta se sintió en redes sociales. “La Asamblea da las espaldas a víctimas de violación” tituló el comunicado público del Consejo de Protección de Derechos de Quito, donde rechazan la decisión de la Asamblea que “afecta principalmente a niñas y mujeres de los sectores más empobrecidos y vulnerables” además instan al gobierno “a cumplir con su responsabilidad nacional e internacional”.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, (CONAIE) reprochó la actuación de los Asambleístas de Pachakutik –partido que representa el brazo político del movimiento indígena– por su voto “deslindándose de una postura orgánica a favor de los derechos de mujeres y niñas”. Encarnación Duchi, Elio Peña, Tito Puenchir, Eddy Peñafiel votaron en contra de la reforma,mientras Jaime Olivo, fue el único Asambleísta que voto a favor. Ante esto organizaciones de los derechos de la niñez, solicitaron la renuncia de Encarnación Duchi a la presidencia de la Comisión Ocasional de Niñez y la Adolescencia: “su incoherencia indigna asambleísta Duchi, nos negamos a que en sus manos y en sus preferencias religiosas esté la reforma al Código de la Niñez y la Adolescencia” expresó en su twitter Sybel Martínez, vicepresidenta del Consejo de Protección de Derechos de Quito y Directora de la Fundación Rescate Escolar.

Organizaciones de mujeres, feministas, de derechos humanos, derechos de la niñez, indígenas, estudiantes, de varias ciudades,  anunciaron que movilizaciones para exigir al gobierno que dé una respuesta por la vida, salud de las mujeres y las niñas, y solicitan el veto parcial al proyecto de reforma.

La Ministra del Interior, María Paula Romo, dio un trino en Twitter: “A las mujeres nos ha costado siglos que se reconozca y respete nuestro derecho a ser ciudadanas, a votar, a tener propiedad, a decidir si queremos casarnos y con quién. Aún no podemos decidir sobre nuestros cuerpos ni siquiera al ser violadas, pero nunca nos hemos rendido”. Horas más tarde expresaría la posibilidad de que el presidente Lenin Moreno vete el proyecto de reforma.

Con esto el camino para el aborto por violación aún no está cerrado. La otra opción, según las organizaciones de mujeres, es una demanda de inconstitucionalidad, para lograr una sentencia de la Corte Constitucional, mecanismo que en países como Colombia permitió incluir la causal violación para un aborto legal.

Treinta días tiene el presidente Lenin Moreno para vetar o no la reforma, en ese tiempo 210 niñas menores de catorce años habrán parido de manera forzada. 

Comentar